Capítulo 17-Son tan diferentes.

3.8K 284 8

Verla ahí, dormida me tranquiliza, después de tanto por fin estabamos juntos y ahora se que no sería capaz de dejarla aquí,me la llevaría conmigo a donde fuera, éste fue el peor sentimiento,el de sentir perderla.

Andrés está muerto, nadie sabe quien disparó, sólo que fue desde uno de los edificios, quien lo hizo tiene mi agradecimiento.

A Liz,gracias a dios, no le hicieron tanto daño, solo un pequeño quemado en su brazito y el doctor dijo que en unos días con las cremas adecuadas se curaría.

Me aterró tanto la posibilidad de perderla, ella ahora era mi vida.
Todos estaban en la habitación y se fueron para descansar,dentro de un rato vendría Lorren y Megan para hacerle compañía.

La veo abrir sus ojos de forma lenta, hoy después de lo sucedido se había desmayado y no miento, pensé que había muerto.
En mi cara se curva una sonrisa.

—Hola amor.

—¿Papi? —intenta decir pero la interrumpo sentadome a su lado en la cama.

—Todo va a estar bien, Andrés ya no te hará daño, nunca mas.

—Papá, ¿dónde está Wright? —intenta levantarse. Con cuidado muevo su cuerpecito hacia atrás. No sabía de quien hablaba ella —, papi, él esta vivo, buscalo por favor —suplica. No le dejaría sola, aunque afuera estuvieran dos de mis guardaespaldas y otro par de la DEA, tenia que ser alguien de extrema confianza.

La puerta se abre dejando ver a mi nuevo hermano, Nick me había ayudado tanto.

—Traje un poco de pizza para la niña más hermosa —dice sentándose al frente de nosotros —, ¿cómo te sientes Liz?

—Gracias Nick, ahora que estoy con papá mucho mejor. —ella es tan dulce.

—Nick, ¿puedes quedarte con ella unos minutos? Necesito hablar con alguien —él afirma mientras le da un trozo a la pequeña de pizza —, ya regreso Elizabeth.

Estoy por salir cuando ella me llama y volteo, me dice algo que no entiendo.

—Papá,si ves a Wright dile que ella ahora no es feliz, porque siempre lo fue.

—Claro nena —lance un beso al aire y ella sonrió.

Le pregunte a una enfermera si sabia algo de el hombre que tan preocupada tenia a mi hija. La mujer solo respondió un “habitación 312”.
Tomé el ascensor que me deja en el pasillo 300, sigo caminando viendo en la puerta el número marcado.

“310”, “311” y “312”.

Me paro en seco frente a la puerta de madera,habían dos hombres de la DEA custodiando hablé con ellos y luego de que se comunicaran con Estefan me dejaron pasar.

No tengo claro lo que tenía que decir. Me atrevo y sin mas abro la puerta dejandome ver a un hombre de piel oscura con una bata encima. Él no paraba de verme y me ponía incomodo. Recordé cuando gritó y el momento cuando Andrés le disparó, todo estaba llegando a mi mente como si fueran pequeñas fotografías.

—Hola —limito a saludar.

—Nunca pensé que estarías aquí, Nathan West —habla con dificultad.

—¿Eres Wright cierto? —él afirma —, gracias por lo de mi hija, pero aun no tengo claro nada de lo que esta sucediendo —me pide que me acerque y lo hago.

—Vendran cosas peores,protege a la niña, él volverá por ella y sus códigos. —estoy mas que sorprendido por lo que dice el moreno. Andrés no puede volver, esta muerto.

—¿A qué código te refieres?

—Una de las mujeres del hombre le robó unos códigos, sin ellos la puerta no se abrirá tan fácilmente, hay tanto dinero que no imaginarias, le costó toda la vida reunir ese dinero. Él quiere sus códigos y nadie me saca de la cabeza que él estuvo hoy acompañadonos,sabía que Andrés lo traicionaría —hace mueca de dolor. Tengo los nervios por saber el nombre del causante de nuestro sufrimiento.

My little sunshine.¡Lee esta historia GRATIS!