Capitulo 6

2.5K 181 10


Narra Caroline

Ya me encontraba en mi dulce hogar, no ha cambiado nada desde la última vez que estuve aquí. Lo primero que tenía que hacer era dejar a Diana con mi madre para que le explicase la situación familiar que tenían los Black en estos momentos, luego iría ver a mi padre; me urgía hablar con él.

Después de haber tomado el transporte ya nos encontrábamos ahí, la mansión de los Evil, un lugar de prestigio en el Inframundo.

—Todo esta...muy...tranquilo—recortando mis palabras bien detalladamente el lugar, hasta el silencio fue interrumpido.

—Por fin llegaron, se tardaron una vida—recibiendo el abraza por parte de mi gemela, CoralineEvil de Black.

— ¡Coraline! —abalanzándose sobre nosotras.

— También viniste, estoy tan feliz de verte querida prima.

—Bueno...supongo que no estás sola en la mansión.

—Es obvio que no está sola—volteando la mira para ver a la persona que había hablado.

— ¿Te acuerdas de Lucius? Me ha hecho unas cuantas visitas últimamente—abrazándose al chico, era despreciable tal acto.

—Cómo olvidarme de la peste que suele vivir en el infierno—siendo lo más chocante, sin perder mi compostura—, pero veo que te llevas bien con ellos, de todas maneras ya yo estoy aquí para cuidarte hermanita.

—Tan indiscreta y malhablada como siempre, a mí también me da gusto verte Caroline—lanzándome una mirada picara, sabiendo que mi hermana lo tiene abrazado, que descaro.

—Bueno ya está bien ¿Cuál es el motivo de tu visita? —Interponiéndose entre la mirada fulminante entre los dos—Creo recordar que dijiste que querías independizarte, por tu propia cuenta—con una expresión de celo en su cara.

—Y ya lo he hecho, pero...gracias por recordarme a lo que vine, —entrando a la mansión—vamos querida prima.

¡¡Dios mío!! Y pensar que contra más evites estar con una persona más veces te la consigues, Lucius y yo habíamos estado juntos por un cierto tiempo pero...me había dado cuenta que todo ya había sido arreglado por mis padre, por esa razón decidí irme y vivir por mi propia cuenta, hacer una nueva vida en un mundo distinto...y que mejor que ir al mundo de los humanos.

Mis padres son de gente prodigiosa, de muy buena clase y reputación, mi madre es una condesa; La Condesa Laura Black, hermana del Conde Drácula (mi tío y padre de Diana) y mi padre es un general y uno de los grandes guerreros de Satán; Lucifer Evil, hablando de mi padre es con él con quien deseo hablar pero...al ponerme a revisar la mansión no le encontraba, de seguro estaría trabajando, mientras en ese momento encontré a mi madre.

—Hola tía Laura ¿Cómo has estado? —Corriendo abrazarla.

— ¡Pero que sorpresa! —Correspondiendo el abrazo— ¡Wuao! Como has crecido Diana, y tú también mi niña «Por fin me había notado».

—Hola mamá, yo también me alegro de verte—abrazándole— ¿Por casualidad mi padre no se encuentra en casa? Es que necesito verle.

—Tu padre está en una reunión con Satán, no creo que vuelva durante un par de horas—mientras tomaba camino a la cocina. Perfecto lo que me faltaba, ahora tendría que quedarme más tiempo aquí.

— ¿Eeeh? De verdad, tengo que esperarle, bueno ni modo. —Desilusionada e incómoda por encontrarme ahí— Mamá...Diana necesita que le expliques ciertas cosas, conforme a los Black.

Mi Hombre Mi lobo¡Lee esta historia GRATIS!