3 dias.

Estuve 3 dias sin noticias y deambulante. No hacia mas que entretenerme en cualquier tonteria. Aveces estaba con el trio y escuchaba cuando Cedric preguntaba por mi. Me encanta ese papasito.
Prosigo; otras veces estaba con mi cuerpo -escalofriante, lo sé- y de ves en cuando espiaba a Malfoy.
De echo se me ocurrió verificar si Ginny ya entablaba conversaciones con Riddle y desgraciadamente ya lo hacía.

Pero de ahí para haya no hacia nada interesante.
Mis padres me visitaban cada día pero no tenia ganas de ver a mi padre así que mejor me iba al lago negro o a la torre de astronomía. Y lloraba, algo ya común en mi.

Eran las 4:20 según el reloj del quinto piso, se suponía que Snape y Dumbledore estarían aquí a las cinco así que tendría que esperar un rato mas antes de saber las noticias.
Sospecho que el misterioso viejo amigo del que hablaban era nada mas y nada menos que...

....

NICOLÁS FLAMEL. El alquimista que nació en 1327, y que tiene 665 años. Unico fabricante y ultimo poseedor de la auténtica "piedra filosofal". Ya que hace un año acordó destruirla junto a Dumbledore. Supongo que por su larga vida el dicho director de magia acudió a el ya que debe tener experiencias. La verdad anhelo que sepa que hacer con mi situación porque esto que estoy pasando ahora no me gusta para nada. Solo tengo 13 años no estoy lista para convertirme en un fantasma de Hogwarts. Incluso comienzo a desesperarme, es inútil tratar de dormir y con el hambre que tengo podría acabar con la comida de toda Europa.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

-¿Evanorah?-. Una voz baja y soñadora entro por mis tímpanos. Me estremecí, ¿que acaso ella puede verme? No quise voltear, seguramente se confundió con alguien mas...

A quien engaño, estoy sola en la torre de astronomía y soy la única con un tonto nombre como Evanorah . Así que si, ella me veía.

-¿Luna? ¿Tu puedes verme? Dime que si.- supliqué acortando la distancia.

-Pues claro, pero no entiendo....-pensó y abrió sus ojos abruptamente-. ¡¿Te moriste?!-. Se tapó la boca con sus diminutas manos.

-No tranquila... O amenos eso creo yo.- la mire a los ojos unos segundos apreciando su confusión.- Mi cuerpo esta en la enfermería y yo pues...

-...fuera de tu cuerpo.-completó-. Si me entere de que tuviste un accidente. De echo, todo el mundo habla sobre eso.

-Vaya. No lo sabia.-. Me sorprendió su comentario. Digo, no soy importante para que un colegio entero hable sobre mi. Seguro exagera.- El punto es que llevo así días, y es aterrador, ya no se que hacer. Nadie puede verme...-Voltee hacia a ella esperanzada.- ¡TU!

-¿Yo?...- se apuntó.

-Si tu, tu eres mi salida. Tu le podrías decir a todos de mi estado. Tu me ayudaras a comunicarme con Dumbledore... Tu me salvaste.- La abrase y me arrepentí tarde porque la atravesaría pero, ocurrió algo muy diferente.

La estaba abrazando. ¿Que?

-Disculpa no quería incomodarte-. Me separé.

-No me incomodaste, fue pomposo.- soltó mirando hacia arriba con una sonrisa. Ay... Luna y sus palabras. Aun así estoy confundida. ¿Como demonios pude abrazarla? ¿No se supone que atravieso todo lo que toco? Extraño.

-Estoy confundida-. Me acomodo en mi lugar tocando mi frente.- Se supone que atravieso las cosas que toco, pero no pasó contigo ¿porqué?

-No lo sabes ¿cierto?

Una Simple Muggle {EN EDICION} #NGW¡Lee esta historia GRATIS!