Capítulo 16-Andrés ha muerto

4.1K 268 2

A Nathan se le escapa una lágrima. Ve a sus familiares con la cabeza gacha mientras los policías grababan y escuchaban todo con cuidado.

—No princesita, no llores por favor —suplica él al escuchar a su pequeña sollozar.

—¡No Andrés, por favor! —escucha gritar a su pequeña. Nathan frunce el ceño y se levanta. Estaba tan angustiado por lo que a Liz le estuviera pasando,si pudiera cambiaría de cuerpo para que ella no sufriera —, papi dile a Andrés que no me queme, ¡PAPI, POR FAVOR! —se estremece mucho mas y golpea la mesa que tiene a su lado con fuerza.

—¡DEJALA EN PAZ, ANDRÉS! Te daré todo lo que quieras, basta.

—¿Sabes que amo, amigo? Torturar a los niños, escucharlos pedir auxilio a esos padres que nunca podrán salvarlos, no me juzgues, mis padres siempre decían que era un monstruo. Quiero mis códigos, te llamare en unas horas, por el momento me divertire con la linda rubiecita —cuelga sin mas. Andrés estaba realmente loco.

Nathan se levanta y sube al cuarto de su hija sin ver a nadie. Él cierra la puerta y se tira en la cama para pensar en los códigos que le había dicho Andrés.

—Soy un tonto, debí protegerte, no estuve para protegerte, te voy a encontrar mi pequeña y aunque me cueste la vida te quitare de las manos de ese monstruo.

***

—¿Tíenes hambre? —le pregunta el moreno a la niña.

—Quíero irme a casa.

—¿Te cuento algo? —ella se acerca —haré todo lo posible para que Andrés no te lastime y puedas volver con tu familia. —dice él. Este hombre era diferente a Andrés en todos los sentidos.

—¿Cómo te llamas?

—Puedes decirme Wrigh.

—Gracias Wright.

—Mi hija se parecía tanto a ti.

—¿Se parecía?

—Ella murió hace un año de leucemia, ahora debe ser muy feliz —sonrió aquel hombre. Liz sabía que él no era igual que Andrés.

La puerta de la habitación se abre dejando ver a un pelirrojo de grandes músculos y mirada desafiante.

—El jefe quiere hablarnos —dice con la puerta abierta dejando ver a una cantidad grande de hombres armados.

—Esta bien — dijo para luego sonreírle a la pequeña y guiñarle el ojo —, volveré pronto.

***

—¿Qué te dijo de los códigos? —lo mira fijamente el jefe.

—En unas horas llamare para saber de eso —logra responder Andrés.

—¿Dónde está la niña? —pone sus manos bajo su brazo.

—Ella esta bien, jefe —traga saliva. Uno de los hombres del Cuervo camina alrededor de Andrés.
El cuervo vestía muy bien y su cara era un misterio incluso para Andrés, él usaba un pasamontañas siempre, muchos decían que tenia la cara tan desfigurada que era terrible mirarlo —por ello el pasamontañas — sólo sus guardaespaldas de confianza podrían mirarlo.

—La has quemado, ¿cierto? —espeta con los dientes apretados.

—S.solo un poco, jefe, se estaba poniendo fastidiosa y…

—No quiero que mas nunca en tu puta vida toques a uno de los mios ¿me escuchas Feckman? Otra cosa —lo agarra por la camisa con tanta fuerza —, si me entero que estas ignorando mis ordenes y  que hubo violación te encierro con Lucifer para que pueda masticar poco a poco cada uno de tus huesos —dice refiriéndose al tigre de bengala que tiene en una de sus casas. El jefe lo suelta y este cae al suelo golpeándose su parte trasera.

My little sunshine.¡Lee esta historia GRATIS!