Capítulo 35

242 23 17

Y de la nada,solo quedaban dos días para irnos de San Simón.

Los días pasaron volando,pero merece la pena contar lo que ocurrió.  En mi vida,no pasó mucho,pasé demasiado tiempo paseando con Rodrigo,escuchando sus historias y sus aventuras cuando era joven. Y por las noches me dedicaba a hablar por skype con Nico.

Nico, es imposible describir mis sentimientos cada vez que le veo en Skype,esa sonrisa,esos ojos,esos labios...definitivamente,la mejor decisión de mi vida había sido intentar arreglar las cosas.

Por otro lado está Mark,él se dedicó a salir todos los días con Mireia,iban al cine...a la playa...navegaban con el velero de ella. Todo fue de cuento de hadas hasta hace dos días que llegó el 'novio' de ella,Héctor,que chocó con Mark desde el principio y le prohibió a Mireia salir con él.

Mark está desesperado,enfadado,porque mañana es la boda de Mireia. Y no entiendo el por qué,si cada vez que le pregunto cuales son sus sentimientos hacia ella no me quiere decir nada. Es todo bastante extraño.

Aún así,mis sospechas de que Mark siente algo por Mireia y ella siente algo por Mark se confirmaron hoy a la mañana.

Resulta que la casa grande organizó una carrera de relevos en la que participamos prácticamente la mitad de los alojados.
Naturalmente,me apunté de pareja de Mark y Mireia de pareja de Héctor.

La carrera comenzó, y empecé a correr lo más rápido que pude temiendo cansarme muy pronto,Héctor se puso en seguida en cabeza,yo con mucha suerte me mantenía segunda. Hector le dio el relevo a Mireia y yo a Mark,que salió como alma que lleva el diablo.

-Espero que no pierda,porque es más torpe...-soltó Héctor con desprecio. Yo ignoré su comentario y atajé por una cuesta para ver quien ganaba.

Mark se había puesto de primero,aunque Mireia seguía ahí, los dos corrían y corrían hasta que, finalmente, Mark cruzó la meta de primero.

-Tramposo.-se rió Mireia mientras daba toquecitos en el pecho de Mark.

-Has sido una buena competidora.-dijo Mark con una sonrisa y se miraron los dos a los ojos. Mark se acercó a sus labios lentamente mientras acariciaba su pelo y la besó dulcemente en los labios.

Mi primera reacción fue mirar si Héctor había visto el beso,pero no,con suerte ya se habría ido al enterarse de que habían perdido.

-¡Juliet!-me llamó Mark,con una sonriente y sonrojada Mireia agarrada de su mano.

-Buena carrera.-extendí mi mano para chocar las 5.

-¿No está Héctor no?-me preguntó Mark nervioso.

-Pues hace un rato que no sé de él.

-¡Te lo dije!se habrá ido ya a su despedida de soltero-note tristeza en las palabras de Mireia,como si no quisiese nada de lo que va a pasar mañana.

-¿Que te parece si esta noche damos una vuelta?-le preguntó Mark a Mireia.

-Es buena idea,Héctor no vendrá en toda la noche.-añadí.

-Va-vale...¿Quedamos a las diez en la entrada?-Mark asintió y nos despedimos.

Mark's POV

-¿Estoy guapo?-le pregunté a Juliet,que hablaba con alguien por en ordenador.

-Estás guapísimo,¿A que sí,Sacha?-sonrió y giró el portátil para que Sacha pudiese verme.

-GUAPO.-me gritó el francés.-Que sexy eres,hazme un hijo.

-GRACIAS.-le grité también y me empecé a reír.-Hasta luego chicos.

Bajé hasta la entrada donde estaba Mireia con su abuelo Rodrigo, que al verme sonrió.

-Cuidame a mi niña,que mañana va a ser un día horrible.-Rodrigo,como su nieta,no soportaban a Héctor y era el único de la familia que se oponía a la boda.

-¿A donde vamos?-me susurró Mireia,mientras apoyaba su cabeza contra mi pecho.
Mi necesidad por gritarle que la amo crecían por momentos.
La llevé hasta la playa,donde nos sentamos en la arena, pude oírla sollozar.

-La vida es una mierda.-suspiró.

-¿Por qué?

-Porque mañana no me caso con la persona a la que realmente quiero.-me miró a los ojos y yo le devolví la mirada. Es preciosa.

-Mireia...yo...yo te quiero.-acaricié su mano y ella correspondió a mi declaración con un beso.

-Yo te amo. No me quiero casar mañana,no quiero irme de tu lado...no...-me volvió a besar.
••••••••••••••••••••••••••••••
-¡Juliet!-llamé a mi amiga que estaba durmiendo para contarle todo lo que había pasado esta noche.

-¿Mark?-miró el reloj-Son las nueve de la mañana y acabas de llegar.¿Qué ha pasado?

-Me acosté con Mireia.

-¿QUÉ?-se levantó de un saltó y me miró frunciendo el ceño.

-Estamos enamorados...y tengo que impedir que se case.-suspire y Juliet me besó la mejilla.

-Pues tenemos que darnos prisa porque la boda es dentro de dos horas y media.-sonrió.

-GRACIAS,¡Te quiero!-la abracé.

Nos apresuramos a reservar avión, a vestirnos y a pedir un taxi.

-Uf,vamos a llegar justos,la boda ya comenzó.-me dijo Juliet en el taxi.

-¿Estás segura de lo que vamos a hacer?-suspire.

-¿La quieres?-asentí-Pues cállate y vamos a entrar a esa iglesia.

Entramos y cuando pretendía parar la boda Juliet me paró en seco.

'Si alguien está en contra que hable ahora o que calle para siempre"

-Dale.-me empujó y quedé en medio de la iglesia,la gente que me vio comenzó a cuchichear.

-Yo estoy en contra.-grité.

You can be a champion, Nico Rosberg.¡Lee esta historia GRATIS!