Capítulo 14-El mal ha vuelto.

4K 261 8

Nathan se mete en sus vaqueros después de una larga ducha en tina, esas le encantaban tanto y mas si era tibia.

—Cariño,tengo algo importante que decirte —dice tratando de buscar las palabras correctas para decirle que tiene una hija de cinco años.

—¿Qué es tan importante? —muestra interés. Cuando Nathan estaba por responder el celular de la modelo empezó a sonar. —Un momento amor —se lleva el celular al oído para contestar. Nathan se pone una camisa negra de polo y baja para cenar, esto le era tan difícil y la forma en la que tomaría la chica lo de la pequeña le aterraba.

***

—¡MAMI LILIA HOY LLEGA PAPÁ! —exclama la niña con la boca llena de comida.

—Elizabeth,habla despacio, ¿quieres? —reprocha su abuelo mientras lee el periódico.

—Sí linda, ya lo sabemos, sabes que hoy van a cantar en California y quizá lleguen mañana —su abuela le limpia la cara con un pañuelo blanco.

—Ya quiero que lleguen —dice con tanto entusiasmo, no ver a su padre y a sus tíos por dos meses es lo peor que le podía pasar a ella.

—Vamonos pequeña, no querrás llegar tarde —el abuelo se levanta y ayuda a bajar a la niña de la silla alta. Elizabeth toma su mochila floreada y agarra la mano de su abuelo para poder irse, no sin antes besar la mejilla de su adorada abuela, su esposo se despide de su mujer para salir. Liz ve por el vidrio el parque que esta cerca de su colegio,estaban por llegar.

Su colegio era grande, tenia inmensos arboles frescos al rededor y mucha seguridad lo que mas le gustaba a Nathan. El colegio en el que estudiaba Elizabeth era el mejor de todo Texas,lo único malo que estaba lleno de niños mimados y malos que solo pensaban en ellos, aunque no todos eran así.

El señor West ayuda a bajar a su pequeña nieta de la camioneta y la ve entrar al colegio. Cuando Liz estaba por entrar se le había olvidado algo, despedirse de su abuelo. Corre hasta donde estaba el hombre y le da un fuerte apretón diciéndole cúanto le quería.

La pequeña rubia ve a su mejor amigo Mattias y lo abraza.

—¿Hiciste la tarea? —pregunta ella camino a su salón.

—No. —mueve su cabeza en negación —, mamá y papá discutieron ayer y no podía concentrarme en los números.

—Si quieres puedes vivir con nosotros, mi papi llegara pronto y podremos salir juntos.

—No puedo Liz, es lo que mas quisiera pero no dejaría a mamá sola —se sientan juntos y la maestra empieza a hablar.

Mattias era un niño muy bueno y Liz odiaba cuando en su hogar peleaban, sabía que el niño era muy valiente como también cuanto sufría por tener un padre alcohólico que lo único que hacia era maltratarlo física y psicológicamente. No era justo, era una crueldad, era lo que pensaba la pequeña sobre su mejor amigo.
La campana sonó y era hora de salir al recreo, mientras el pequeño castaño compraba algunos dulces para él y su compañera, Liz se acerca a esa niña morena que leía una revista.

—¿Te gusta Numen Four? —dice la pequeña al ver como la morena leía una página de ellos, estaba tan contenta de verlos, ver a su papá y a sus tíos poner muecas divertidas.

—Eso no te interesa —hablaba la niña con frialdad.

—Mi papá regresara mañana.

—¿Quíen es tu papá?

—Nathan, él es mi papá y vendrá mañana —apunta al castaño en la revista, las risas de la morena y sus amigas se hicieron presentes.

—¡No inventes! Nathan no tiene hijos, ya deja de fantasear —dice la niña eufórica. El pequeño Mattias llega rápido e intenta alejar a Liz de esas niñas, sabía cuanta rabia le tenia la morena a la pequeña. Nathan nunca asistía a una reunión, y cuando la iba a buscar estaba en su camioneta oscura, no porque no quisiera a su hija, solo por seguridad y para no atraer a los paparazzis.

My little sunshine.¡Lee esta historia GRATIS!