Capitulo 13: Herramientas para un cuerdo, juguetes para un desquiciado como yo

78 11 0

Capítulo 13

Herramientas para un cuerdo, juguetes para un desquiciado como yo

Londres. 4:25am

25º

Shadow observa a través de la ventana a la inmaculada nieve que cae desde los cielos. Al igual que su hermano, esta abrigado en todo aspecto. Con una gruesa chaqueta, afelpada en el interior y cubierta de cuero negro en el exterior. Un pantalón de jean negro, al igual que guantes de cuero completos, y botas hasta media pantorrilla.

Kya está dormido en su regazo con un atuendo similar, con un gorro tejido y una bufanda alrededor del cuello. Guantes de lana así como botas invernarías. Sus gustos para vestir son ligeramente distintos.

El mayor de ambos observa detenidamente el exterior mientras el cristal se empaña.

-El clima es distinto aquí ¿verdad?- Pregunta al oficial sin dejar de ver a la ventana.

-Es el cambio de la zona horaria, se acostumbrarán a ello en pocos días. De mañana es frío, más que todo en la madrugada. A partir de las 7 u 8 se normaliza un poco. Al mediodía es bastante fresco, y por la tarde continua igual. De noche es más frío- Le contesta viéndole en breves instantes a través del retrovisor.

-¿A dónde nos llevas hay calefacción?- Indaga el albino.

-Claro ¿Por qué?- Responde el policía.

-La temperatura de Kya está bajando demasiado rápido- Acaricia su frente y mejillas. Su piel está helada -¿Puedes apresurarte?- Pregunta con retorica.

-¿Qué tan grave es su estado?- Pregunta mientras acelera.

-Sera irremediable si no aceleras esta mierda de una vez- Lo reprende mostrándose molesto -Mueve ese culo, maldita sea- Le ordena extremadamente molesto.

4:37am

Urbanización del Este. Brisas de primavera. 5ta manzana. Vivienda 505.

Arlem se estaciona en frente, y mientras se desabrocha el cinturón de seguridad coge las llaves de la casa.

-Cárgalo y acompáñame- Le dice al albino abriendo la puerta y saliendo, abre la puerta del asiento trasero y seguidamente se apresura a la entrada de la vivienda.

Abre la puerta, y seguidamente el muchacho de cabellos rizados ingresa a la vivienda. Ambos se observan a los ojos por un segundo.

-Recuerda. Prometiste cuidarlo- Gesticula al cruzarle por un lado y entrar al sitio.

El oficial cierra la puerta y el muchacho se aproxima al sofá de la sala de estar. Recuesta delicadamente a su hermano menor. Le observa con detenimiento.

-Mueve ese culo y enciende la calefacción. Se está helando- Le ordena al oficial con un total irrespeto por las normas de conducta.

El muchacho vestido de policía en silencio enciende la calefacción y se deshace de su chaqueta dejándola sobre el sillón de la izquierda.

El Asesino sin Emociones (Gore)(Historia Propia)Donde viven las historias. Descúbrelo ahora