Uno

8.3K 641 10

Querido Lucas:

No espero que leas esta carta. Ni quiero que lo hagas. Moriría si lo haces. Esto solo es para desahogarme.

Hoy en la escuela, en la primera hora, llegaste y te sentaste al lado de mi. Hiciste eso solamente por que no habia otro lugar libre.

En fin, llegaste, te sentaste y me dijiste:
-Hola Charlotte.- tu como siempre, siendo amable con todo el mundo.
-¿Por qué sabes mi nombre?- pregunté sin pensarlo. Por un momento te vi algo confundido.
-¿Y por que no hacerlo?- me respondiste. Creeme que desde ese momento, no pude dejar de pensar en ti.

Charlotte

Querido Lucas; 01¡Lee esta historia GRATIS!