Destino

2.1K 140 4


Ahí estaba él admirando nuevamente el cielo, observando detenidamente cada estrella como si cada una tuviera algo singular, soltó un leve suspiro, tomo nuevamente su pluma y continuo escribiendo en su cuadernillo como hacia todas las noches. Estaba sentado en un pequeño jardín al aire libre junto a un pequeño estanque rodeado de todas de las bellas flores que pudo conseguir para plantar allí, su única compañía era una taza de café americano frío y un plato de galletas de chocolate, de ese modo continuo con su pequeño ritual hasta caer la noche y un frío que le helo hasta los huesos.
Yesung se puso en pie tomo sus cosas y se dispuso a entrar a su casa, subió a su habitación se puso su pijama y miro aquella cama fría y vacía que lo esperaba todas las noches; se le hizo un pequeño nudo en la garganta, no había nada que pudiera hacer contra aquel destino que se empeñaba en mantenerlo así: frío y solitario como aquella noche.
Al acostarse tomo su celular para verificar su agenda del próximo día, en la mañana tendría que ir a Whystyle a revisar un nuevo diseño que saldría a la venta, después pasaría a casa de sus padres para saludarlos y arreglar unas cuentas, después se acercaría a Mouse and Rabbit a mirar como habían recibido los clientes la venta de unos accesorios nuevos. El resto del día estaba libre. Su vida no era la gran cosa, tenía su propia agencia productora de música, tenía contratos con grandes artistas para grabar sus canciones, incluso su agencia contaba con compositores, manejaba dos negocios propios: una cafetería llamada Mouse and Rabbit y una tienda de lentes: WhyStyle que tenía varios puntos de venta en Asia. Era un hombre que lo tenía prácticamente todo: Dinero, negocios, una familia unida y una carrera exitosa, pero no podía cubrir el sol con un dedo, en el fondo sabía que le faltaba algo: La compañía de alguien.
Siguió revisando su celular, había una invitación, era de Leeteuk al parecer un amigo de él estaba dirigiendo un musical con voces bastantes prometedoras pertenecientes a una compañía de actores en surgimiento y tal vez se interesara en firma un contrato con ellos. Lo había olvidado por completo, la presentación sería a las 7 de las noche el mièrcoles en un teatro ubicado en el centro de la ciudad. No tenía opción, debía asistir pues no estaba dispuesto a soportar el acoso de Leeteuk y su reprimenda por haberlo dejado con las entradas en mano. Además ¿Qué podía pasar?
Se siguió sumergiendo en sus pensamientos hasta caer en el más profundo sueño.

Se levantó al primer aviso de su celular a las 7 a.m se quitó su pijama y entro de una vez a la ducha a darse un baño, se puso un pantalón negro una camisa negra con cuello en V, un saco, unos zapatos negros y sus gafas de sol, no tardaba más de 15 minutos arreglándose y desayunando el inicio de sus actividades no daban espera. Subió a su auto y se dirigió a Whystyle.
Llego con 10 minutos de anticipación, descendió de su auto y se dirigió a su oficina, sobre su escritorio había una carpeta de papeles sabía de antemano que eran las facturas y ventas del mes, las llevaría a su casa para revisarlas, el por supuesto pagaba a un equipo que se encargaba de ello pero no estaba de más conocer el estado de las cosas.

Al llegar los diseñadores visualizo el nuevo boceto, dio su aprobación y se dirigió a casa de sus padres a tomar unas pequeñas onces a las cuales estaba invitado, no tenía que ser adivino para saber de qué se trataba todo eso, la semana pasada había aceptado una invitación de sus padres a cenar y sin saber cómo la conversación empezó a girar en torno a su vida amorosa y basto con que su mamá nombrara "cita" para que él se sintiera ofuscado, el único objetivo de esa cena era infórmale a Yesung que tendría una cita programada con la hija de una de las familias más prestigiosas de la ciudad, sin decir palabra se paró de la silla y se fue a su casa; aquella situación lo hizo sentir mal con sus padres, él los amaba y los respetaba pero ¿Programarle una cita a ciegas? eso sobrepasaba un límite en su privacidad y eso era algo en lo que no le gustaba que interfirieran, sabía que esta era su reconciliación además no quería estar enojado con ellos.

Al llegar al edificio donde vivían sus padres llevo su auto al parqueadero, subió al ascensor hasta décimo piso al abrirse las puertas delante de él apareció un joven que no media más de 1.75, delgado ,cabello castaño, labios finos, sus facciones eran delicadas y frágiles, Yesung se bajó y el más chico se subió.
Al abrirse las puertas del apartamento su madre lo recibió con un cálido abrazo junto con su padre, tomo asiento rápidamente no contaba con mucho tiempo así que sus padres fueron directo al grano.
-Jong Woon- empezó a decir su madre-sabemos que no fue correcto entrometernos en tu vida privada y concretar una cita a ciegas, te pedimos disculpas por ello- hizo una pausa- pero aquella jovencita es perfecta para ti...

Amor en medio de la lluvia.¡Lee esta historia GRATIS!