Capitulo 105 Supera y pierde tu virginidad

318 8 8

NARRA JUSTIN:

-"Mamá, debo ir a trabajar, mi jefe me llamó y necesita verme con urgencia, sólo regresé por mi celular y por otras cosas" avisé a mamá quien se mantenía jugando con mi hijo.

-"¿Te vas a ir y piensas dejarnos el niño? Digo, no es que me moleste, al contrario me encanta, pero le dijiste a Danna que tu se lo irías a dejar".

-"Si lo sé, pero no tengo mucho tiempo, quería pasar un rato con él pero no puedo, dile a Jazzy que vaya ella a dejarlo ok" pedí tomando las llaves de mi auto.

-"Regresaré mañana por la noche a más tardar" mamá frunció su ceño al escucharme decir aquello -"Justin, ¿Qué clase de trabajo tienes que ya ni duermes aquí en casa?".

Lo que menos quería ahorita era estar respondiendo preguntas y estar buscando respuestas -"Trabajo mamá, sólo trabajo, me voy cuídalo mucho".

Me acerqué al bebé y besé su cabecita -"Cuídate mucho campeón y cuida a tu abuela y tus tíos, papi regresará pronto" me despedí.

-"Te ves tan tierno cuando le hablas así a tu hijo" comentó Jazzy entrando a la sala -"No empieces al igual que Danna, ahora nos vemos mañana ok, bye" dije saliendo de casa en dirección a mi auto.

Maldito trabajo, maldito Max, como si no pudiera hacer esos estúpidos trabajos por el mismo, siempre debe joderme la vida.

Maldito el momento en que me metí en esto, ahora no puedo hacer nada más que obedecer y aunque me moleste decirlo Max me tiene muy agarrado de los huevos.

Todo sea por el bien de cada uno de mis seres queridos, ahora que tengo un hijo mi responsabilidad aumentó.

Debo aceptar que nunca podré salirme de este trabajo de mierda que tengo, si tan solo alguien parara todo esto para yo quedar libre de por vida.

Pasaron los minutos hasta que llegué a casa de Max, todos estaban esperando por mí ahí, salí del coche en dirección al de Harold pues me iría junto con él, algo que detestaba.

-"Al fin, creí que debía ir a buscarte de nuevo" murmuró, lo ignoré y abrí la puerta del copiloto y el hizo lo mismo.

-"Conduciremos 10 horas, 5 yo y 5 tu, después tomaremos una avioneta y en otras 5 horas estaremos en Florida ok" murmuró y yo sólo asentí.

-"Aprovecha a dormir un momento si quieres" sugirió -"No tengo sueño, cállate y comienza a conducir, me molesta tu voz" dije mirando por la ventana.

Harold encendió el coche y nuestro camino comenzó -"Pensé que querías que te perdonara" murmuró haciendo que riera sin gracia frunciendo mi ceño.

Dirigí mi mirada a él quien se mantenía viendo hacia el frente -"¿Qué fue lo que dijiste idiota?" pregunté incrédulo.

-"Lo que escuchaste, yo pensé que querías que te perdonara, pero ya veo que no es así" repitió, provocando que riera al escuchar su estupidez.

-"¿Que me perdones? ¿Qué me perdones por qué? Por haberme follado mil veces a tu noviecita Shannon? Eres un estúpido, yo nunca te he pedido perdón ni lo haré jamás".

-"Eso no parecía la otra noche en casa de Robert durante la fiesta, me rogaste que te perdonara porque según tú, tu y yo somos "hermanitos", esa noche no te callaste hasta que te dije que te había perdonado".

No recordaba absolutamente nada de lo que Harold me estaba hablando, lo único que recuerdo fue que empecé a tomar con Ryan.

-"¿Tu y yo hermanitos?" pregunté con asco -"Pareces un maricón diciendo eso, nunca me imaginé que entre nosotros tres había un joto, deberías hacer pareja con el mariquita amigo de Danna" dije riendo.

THE COLDEST¡Lee esta historia GRATIS!