Evangeline Catherine Rosse Riddle.

5.5K 339 18

Albus Dumbledore miraba en silencio la foto de una pequeña niña pelirroja con ojos completamente azules; tan azules y puros que él se seguía preguntando como podía ser familiar directo del más tenebroso Mago de todos los tiempos.

Evangeline era una alumna ejemplar; cuidadosa y amadora que a pesar de ser noble y humilde había quedado en la casa Slytherin.

Albus suspiró al recordar su sonrisa agradecida, esa sonrisa que se contagiaba en el aire; el peliblanco se había prometido a sí mismo no recordarlo de nuevo pero simplemente le era imposible; después de innumerables años aún se preguntaba donde estaba esa niña.

-Señor..- lo interrumpió un niño de apenas 12 años con gafas redondas.

-Harry- lo miró y al mismo tiempo escondió la foto.

-Yo..-

-Tranquilo, lo se todo- lo calmo de inmediato- se que no ha sido tu culpa todo lo que esta pasado dentro del colegio, pero te pido conserves la calma y no intentes resolver esto..es muy peligroso.-

-dígame profesor; ¿es verdad que la cámara de los secretos esta abierta?-

Dumbledore quedó en silencio por unos segundos pero después de unos contados pasos calmados hacia Harry apoyo delicadamente su mano en el hombro del mismo, la mirada al chico se fue haciendo cada vez mas tranquilizadora y compasiva.

-Lamentablemente si Harry-

-----------------------------------------

-Se los digo- hablaba un rubio divertido mientras caminaba acompañado de sus secuaces- ese San Potter no sobrevivirá otro año más-

-Pero Draco..-

-Cállate Goyle- le ordenó- ¿Por que no se van a perder el tiempo por ahí? tengo que irme.- terminó exclamando su molestia como si eso fuera suficiente para justificar su humor

-¿Que?¿Pero a donde?- hablo Crabbe.

El rubio con nombre Draco entorno los ojos con gesto de molestia y sin decir más se retiro; estaba harto y un tanto irritante de los últimos logros de su enemigo Harry Potter; también estaba pasando un día agotador pues en la tarde del mismo día se había divertido insultando a Granger y a otros cuantos para hacerlos sentir inferiores. El silencio a su alrededor era algo incómodo y a pesar de las anteriores advertencias que últimamente en Hogwarts se han dado decidió recorrer los pasillos de noche; después de todo el no era un sangre sucia. Paso de salón en salón hasta llegar al baño de prefectos donde encontró un diario de pasta verde, no le intereso en lo más mínimo y continuo su camino al lavabo para mojarse levemente la cara y refrescarse de la resaca.

-"Hey niño rubio"- comenzó entre el silencio la pequeña voz de una niña; Draco se sobresalto y se giro fugazmente para encontrarse con la nada. Bufó para sí y termino su cometido mirándose solo en el espejo, pero la voz se volvió a escuchar.-"Niño..."

¿De donde venía eso? se preguntaba a sí mismo cuando volvió a girarse para buscar entre los baños..pero nada; entonces su mirada acabo en el diario tirado.

-¿Podrías ayudarme?- la voz se escucho pero esta vez más amable,  dándole a entender que quien fuera que hablaba sólo quería la atención del rubio.

-¿Pero que clase de broma es esta?- subió de tono Malfoy quien sospechaba estaba siendo molestado

-¿Broma?, Usted se equivoca no hay nada de broma en esto...por favor quite el diario de encima mío..¡Pero con mucho cuidado! no lo vaya a tocar- pidió la voz en una extraña combinación de seriedad y ternura.

La Maldición Riddle [El Espejo Perdido #1] (Draco Malfoy/ Tom Riddle) TERMINADA¡Lee esta historia GRATIS!