9*

11.1K 789 32

Algunos minutos después, unos chicos anuncian el comienzo del juego, por lo que todos debíamos ir a la sala donde se encontraba un televisor de plasma, generosamente enorme, colgado en la pared. Antes de que todos lleguen, tomé lugar en un sofá individual cerca del televisor para que nadie pudiese taparme y esperé a que los demás se acomoden. Una vez la sala estuvo repleta y cada uno encontró su sitio, Adam enciende la televisión, sube el volumen y se sienta en el brazo de mi sofá.

¿Acaso tú quieres que me derrita en pleno juego?

Su cuerpo estaba cerca del mío, el perfume y el calor corporal que desprendía no hacía más que ponerme los vellos de punta, sin contar el sudor en mis manos y los latidos desbocados de mi corazón.

-¿A quién le vas? -su voz ronca susurra en mi oído, haciendo mi piel erizarse intensamente. Si seguía así iba a necesitar un desfibrilador dentro de poco.

-Los... los Lakers. -tartamudeo y trago duramente.

-Genial. Yo también.

-Eso... eso es asombroso.

En los primeros minutos del juego no pude hacer nada mas que secar el sudor de mis manos en mi jean por tener a Adam tan cerca, su muslo estaba casi pegado a mi brazo y su torso muy cerca de mi cara. Realmente iba a morir. Jamás lo había tenido tan cerca por tanto tiempo, y ya me estaba poniendo nerviosa, pero luego de un tiempo pude desenfocar mi mente del atractivo chico junto a mí y mirar el juego.

Los Lakers van ganando, bien.

Pero más tarde faltaban solo tres minutos para que el juego termine y Los Lakers iban uno abajo. Dos minutos. Cleveland lanza, encesta... maldición. Bryant consigue el balón, se lo pasa a Russell, diez segundos. ¡Vamos, falta solo un poco!
Presionan a Russell, pero en una vuelta se la lanza a Olarkson... vamos, por favor... ¡Maldito LeBron, quítate del medio!
Olarkson lo esquiva, mira el letrero y lanza... ¡¡ANOTA Y EL JUEGO TERMINA!

¡GANARON! ¡¡LOS LAKERS GANARON!!

Salto fuera del sofá y celebro a gritos como muchos de los que estaban ahí, mientras los que estaban por Cleveland y adoraban a su gran LeBron James, bufan y se quejan.

El hermoso aroma de Adam me llena las fosas nasales e inunda mis sentidos cuando sus brazos me envuelven la cintura y su pecho se pega a mi espalda.

¡Me está abrazando!

Adam ríe feliz contra mi hombro y besa mejilla. Se me erizan los vellos del cuerpo entero. Simplemente siento que las piernas me fallan, en cualquier momento caería rendida a sus pies, confesándole cuánto me gustaba y por cuánto tiempo.

-Tenerte aquí ha mejorado el juego. -susurra en mi oído, mi corazón se saltó un latido en aquel momento. ¡¿PODRÍAN SOLO TRAER EL MALDITO DESFIBRILADOR?!

-T-Tonterías. Los Lakers son simplemente los mejores.

-Eso es jodidamente cierto también. -sus brazos se aprietan a mi alrededor y lo siento suspirar, su aliento chocando en mi mejilla. -Gracias por venir.

-No fue nada. Gracias a ti por invitarme.

-Ahora te invito a beber algo, para celebrar. ¿Quieres?

-Claro.

Y tal vez intenté sonar con normalidad, pero solo Dios sabía cómo mi yo interior bailaba. No importa lo que pase, ésta sería siempre la mejor noche de mi vida.





(Editado)

Extra Skin [#1Temp.] *OTRA VEZ EN EDICION*Donde viven las historias. Descúbrelo ahora