—Okey compañeros, es noche de ponerse mal, mal, mal muy mal, de divertirse, de ligar y  besar a cualquiera que se vea la oportunidad, y recuerden el que no se divierte no disfruta, disfruten que nos largamos ya en unos meses más de esta ciudad —Termina Ed su discurso, lo empezó a decir hace dos meses, lo dice siempre que salimos a un lugar.

Lo más gracioso de todo esto, es que Ed no se irá de la ciudad, muy poco de nosotros lo hará, pero él no será el afortunado y eso lo tengo muy claro.

Leire me ve raro.

—Tranquila, siempre lo dice —Ella se encoge de hombros.

Terminamos el trabajo antes de lo esperado, y espere a que se cambiara, tengo que aceptar que me gusta como se le ven las faldas.

Bajamos del auto.

—Me veo muy puta — Susurra Leire, cerca de mi—. Y la chica que esta con Eduardo no deja de verme.

—Te ves bien, no te ves puta, tu nunca te verías así —Volteo a ver la chica que esta con Eduardo y ella me ve y después a Leire—. Ella es la prima de Eduardo... Y se nos queda viendo porque... Porque... Por el simple hecho de que...

—Deja adivinar, te enrollaste con ella —Suspira, parece algo divertida ante esta situación, muy raro por cierto —. ¿O me equivoco?

—Bueno, enrollar, enrollar no exactamente, normalmente nos vemos en fiestas, y cuando vamos a bares... Y nos terminamos besando siempre, pero ella esta desde el inicio conmigo, por eso se te queda viendo feo —Creo que fui muy sincero de mi parte, pero se me ocurrió algo.

Estará bueno esto.

—¡Oh!, que bueno que solo es eso —Creo que lo que dijo fue un poco sarcástico—. Yo que pensaba que me miraba feo, ya que imaginé que realmente me veía bien como tú dices y me tiene celos. Pero veo que no es eso.

La abrazo por detrás. Ella se retuerce un poco, y le susurro.

—Te tiene celos, de que estés conmigo, y si te ves bien —Después me separo de ella, y paso mi brazo al rededor de sus hombros—. Siempre te ves bien. Vamos ellos ya entraron.

Ella asiente.

Entramos en el bar, que por cierto hay mucha gente el día de hoy, bueno yo creo que es porque es viernes, si eso es lo mas seguro, de hecho es lo más lógico.

—¿Quieres algo de tomar? —Le pregunto y ella me ve mal—. ¡Hey no me mires así! No me refería a algo con alcohol, ya sabes refresco, agua mineral, yo que se. Pero, ¿Quieres algo?

—No gracias —Me tiene que gritar para que la escuche, la música esta muy fuerte, pero es lógico estamos en un bar —. Así estoy bien. Tal vez más al rato que tenga sed.

Me encojo de hombros.

—Esta bien, pero yo si quiero algo de tomar, voy por una cerveza, ¿Me acompañas o te quedas con Ed y su prima? —Sabía cuál iba a ser su respuesta.

—Vamos, definitivamente no quiero estar cerca de ella —La ve de reojo—. Me da miedo, de por si apenas puedo con Dafne, no quiero aguantar a una celopata dos.

Río un poco.

Caminamos a la barra.
Y pido una cerveza.
Cuando salgo a bares no me gusta tomar vodka o tequila, solo en las fiestas. Supongo que es costumbre.

Nos sentamos junto a la barra.
Y nos ponemos a observar. Me gusta venir a este tipo de lugares, pero se que a Leire no, y le incomoda lo puedo notar.

La apuesta perfecta [1]¡Lee esta historia GRATIS!