Four

3.6K 134 0

Caminamos en silencio hasta el ascensor.

-Bueno. -Dice rompiendo el silencio. -Quiero saber algo de ti.

-Pues no sé... -Siento como se acerca más a mí, y me pone bastante nerviosa. Por el echo que todavía no he besado a nadie, y no sé como hacerlo, sí, soy boquerón.

-¿Como eres en la cama? -Pregunta sin rodeos. -Por que con lo guapa que eres no me extrañaría que te hayas acostado con alguien todavia.

-No te voy a responder a eso. -Respondo firme.

-Oh claro... ¿Quieres que lo averigüe esta noche?

-No. -Respondo.

-Oh vamos Marina... Si lo estás deseando.

-Jesús, aparta. -Ordeno débilmente.

-Te pongo. -Dice. -Y lo sabes.

-¡Que te apartes Oviedo! -Grito.

Jesús no me hace caso, esta situación me supera y me pone de los nervios.

-Te voy a besar.

Me agarra de las muñecas con cuidado hasta que junta nuestros labios, cierro los ojos y me dejo llevar, mi primer beso. Nunca pensé que fuera con él.

-No besas nada mal nena. -Dice al terminar.

-No me llames nena, Oviedo.

-Joder. Te quejas demasiado.

-¿Y qué? -Pregunto borde.

-Me encanta que te quejes.

-Mira... Te vas a ir a tomar por culo.

Al decir eso salgo del ascensor, y voy hasta el buffet para cenar. Pero antes de llegar me agarra del brazo y me atrae hacia él.

-Nadie manda a tomar por culo a Jesús Oviedo nena. -Susurra. -A las doce menos cuarto en mi habitación, nos vamos a divertir un rato. 208.

-No voy a ir. -Contesto seca.

-Oh sí, ya lo creo que sí. Sé que vas a venir.

Me aparto de él bruscamente intentando olvidarme de lo que ha pasado.

***

-¡Gilipollas! -Grito cuando entro en la habitación.

-¿Que ha pasado? -Pregunta Ángela.

-Primero, Jesús me ha besado. Segundo, me pregunta si soy buena en la cama. Tercero, quiere que me vaya esta noche a su habitación.

Ángela me mira y no deja de sonreír, la mato.

-¿Que? -Pregunto al ver que no me dice nada.

-Miralo por el lado bueno, te vas a tirar a Jesús Oviedo.

-¡No me lo voy a tirar! -Grito enfadada. -Joder, que coñazo de crío.

-Nunca he llegado a pensar que diría eso de tu ídolo. -Dice riéndose. -Que te has estrenado, ¿y como ha sido?

-Normal. Supongo... Es que no he sentido nada.

-Vaya hombre. Pues esta noche vas a su habitación, no hay más que hablar.

-No voy a ir. Aunque...

-Oh sí. Si vas a ir. -Responde pícara.

-Es que no me quiero acostar con él. Sé que tengo diecisiete pero...

-Eso es miedo, al principio a mí también me pasaba con Pablo, pero confíe en él y me dejé llevar.

-Ángela. -Digo. -Tengo miedo. No quiero ir, no quiero cagarla.

-Y no la vas a cagar, verás.

-¿Me vas a obligar a ir verdad?

-Sí. Y arreglate que faltan diez minutos.

***

Llamo a la puerta nerviosa, no sé por qué cojones estoy aquí. Ah sí, porque Ángela me ha traído, yo la mato.

La puerta se abre y Jesús está detrás de ella sin camiseta.

-Hombre. -Dice cuando me ve. -No sabía que vendrias.

-No sé que hago aquí. -Respondo seria y a la vez nerviosa.

-Pasar una noche junto a mí, y va a ser la mejor de tu vida.

-No te lo creas tanto Oviedo. -Respondo entrando.

Ni un minuto más {Gemeliers}¡Lee esta historia GRATIS!