Estacioné el coche en un lugar no muy lejos de la puerta y entramos al lugar, conseguimos una mesa una mesa vacía y pedimos lo que íbamos a comer.

"Sabes?, creo que a ese amigo tuyo, Adrien, le gustas"- digo acomodandome en la silla.

"Sigues con eso?, solo lo quiero como un amigo, y es Adam, Adrien es un actor de películas"- dice ella rodando los ojos.

"Lo que sea, lo único que se es que él no te ve de esa manera"- digo ladeando la cabeza.

"No se porque te preocupa tanto..."- dice ella buscando mi mirada.

"No quiero perderte"- musito fijando mi mirada en sus hermosos ojos azules.

"No vas a perderme, te amo a ti y a nadie mas, no es suficiente eso?"- cuestiona Brenna acariciando mi mano por encima de la mesa, abro la boca para decir algo pero en ese instante la camarera llega con nuestra orden.

Comemos y hablamos de cosas sin mucha importancia, ella deja salir su lado gracioso y loco, Brenna puede ser muy chistosa, pero hace unos chistes terribles, de manera que su risa me hace reír mas que el chiste que ha hecho, se ve despreocupada y relajada. En cuanto terminamos de nuestra comida salimos del lugar y nos dirigimos a casa.

Scape | Z.M ©¡Lee esta historia GRATIS!