Cuando cumples la mayoría de edad, básicamente piensas que todo en tu vida mejorará. Dieciocho años significan libertad para algunos, y madurez para otros. Lo que la mayoría de las personas tienen en común, es que ven alcanzar esta edad como algo positivo.


Aquel no es el caso de Kiera Collingwood, ni de cerca. Al cumplir la mayoría de edad, su padre vio la oportunidad perfecta para echarla de su casa, desde que sus lazos familiares estaban deshechos tras la muerte de su madre, un par de meses antes.


Esto llevó a Kiera a vivir en un deteriorado departamento al este de la ciudad, gastando sus ahorros para tener un techo humilde, pero estable, de donde tendría la seguridad de que no sería echada. Al menos eso pensó antes de experimentar extraños sucesos y las apariciones de una pequeña niña, haciendo que perdiera el sentido de reconocer lo que es real y lo que no.


Kiera se verá atada a vivir en lo que se convertirá en el apartamento de sus pesadillas a causa de la falta de dinero.


Y cuando quiera pedir ayuda... quizás sea demasiado tarde.


A/N: Bueno, esta es la introducción de mi primera historia Turbid Waters. Espero les guste, y si es así voten y comenten:) créditos por la idea maravillosa a laxrry.


Turbid Waters → styles¡Lee esta historia GRATIS!