Narra Zayn

El despertador no dejaba de sonar, el ruido era muy molestoso, lo busqué a tientas y como pude lo apagué, mis pies estaban entrelazados con los de Brenna por lo que tuve que moverla un poco para poder salir de entre las sabanas. Me senté en la cama y tallé mis ojos, quisiera seguir durmiendo y estar todo el día con ella, pero tengo muchas cosas que hacer hoy. Me levanté de la cama y caminé descalzo hasta el baño, hice mis necesidades, me lavé los dientes, me di un rico baño caliente. El invierno se estaba acercando, el mal tiempo de Londres se estaba haciendo notar, con las lluvias y el frío en las calles. En cuanto terminé envolví una toalla alrededor de mi cintura y salí del cuarto de baño.

Brenna aún seguía en la cama, se notaba que estaba cansada, <<Luego de un noche de puro sexo salvaje, es nornal eso>> me dice mi subconsciente.  

No puedo evitar sonreír al recordar lo que pasó la noche anterior, nuestra ira y coraje la desatamos en el sexo, nada más glorioso que eso, fui hasta nuestro armario y busqué la ropa habitual que debía utilizar para el trabajo, pasé los pantalones de tela fina por mis piernas, me coloqué una camisa blanca con una americana por encima de mis hombros, dejé la corbata alrededor de mi cuello aún sin atar y salí de la habitación ya vestido.

Recogí el periódico de la entrada y luego preparé algo de café, me senté en el taburete con la tasa humeante de café en mi mano derecha mintras que con la izquierda sostenía el periódico, cuando casi terminaba mi café, escuché los pasos de Brenna avecinarse.

Scape | Z.M ¡Lee esta historia GRATIS!