Cap 1: Que demonios me paso?

1.9K 116 27

En las concurridas calles de Ikebukuro se podía observar a un guardaespaldas muy conocido caminando por las calles, por alguna razón se sentía raro.

Izaya no había sido visto por las calles de Ikebukuro últimamente y por la ciudad se respiraba paz, pero contrario a lo que se creería, esa paz incomodaba a sus habitantes, pues estaban tan acostumbrados a las locuras de la ciudad, que verlo todo tan tranquilo era realmente incómodo.

En fin, Shizuo caminaba por las calles de Ikebukuro, el día de hoy había terminado temprano con el trabajo ya que no hubo interrupciones de parte de Izaya, por lo que tenía todo lo que restaba del día libre, incluso y Tom le habia ofrecido algunos días de descanso por el buen trabajo que habia realizado; jugueteaba con el cigarrillo entre sus labios, sintiendo como la nicotina entraba en su cuerpo, no es que estuviera muy orgulloso de su hábito de fumar, pero era lo único que lograba tranquilizarlo

Por alguna razón se había estado sintiendo raro desde la última vez que había terminado en casa de Shinra, se sentía un poco cansado, y por alguna razón estaba más distraído de lo normal, pero no le había prestado atención a eso

De la nada desde el cielo comenzó a caer una gran y torrencial lluvia, y lo peor de todo es que el rubio no llevaba un paraguas por lo que había comenzado a empaparse, sin embargo cuando se disponía a correr hacia su apartamento, sin previo aviso comenzó a ver borroso, la cabeza le daba vueltas y término callendo al suelo desmayado

~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~

Por otro lado Izaya recién había regresado de un viaje fuera de la ciudad, se sentía muy aliviado por poder regresar a SU ciudad para jugar con sus queridos humanos, y claro para molestar a su bestia favorita, pero antes que nada llegó a su apartamento y dejó sus maletas. Cuando se disponía s salir de nuevo estaba lloviendo. Pero a el poco le importó. Después de todo no era como que la lluvia le desagradara a fin de cuentas, es más. Le relajaba un poco

Sin más se colocó su chaqueta y tomó un paraguas para salir del apartamento; camino por buen rato por las desoladas calles de Ikebukuro, pues había decidido ir hasta la ciudad por alguna razón. Estaba pensando en ir a casa cuando escuchó como un perro se quejaba, sin pensarlo demaciado corrió en esa dirección.

~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~

Había despertado, había despertado pero todo parecía una maldita pesadilla!, cuando despertó se sentía muy extraño, se sentía más liviano, y cuando miró a su alrededor se dio cuenta de que de había encogido!, sin embargo lo peor llegó momento cuando quiso mirar sus manos.....eran pequeñas patas de perro! No era posible!, simplemente no era posible!

Cuando intento caminar se dio cuenta de que andaba a cuatro patas, y así estuvo hasta que se resbaló y callo frente a un pequeño charco, fue ahí cuando de haber tenido rostro hubiera palidecido; en su reflejo lograba ver a un pequeño cachorro de color blanco, el cual tenía los mismos ojos color miel que el.

Estaba espantado, aterrorizado, y además empapado por la lluvia, como fue que había terminado así!?, y lo peor de todo!, debía conseguir ayuda!, en ese instante se sentía muy asustado justo como un pequeño cachorro, además de que el frío comenzaba a afectarle, por lo que sin poder evitarlo comenzó a exclamar pequeños y lastimeros quejidos, rogando por algo de ayuda, lo cual no parecía tarea fácil, pues no había nadie por las calles.

Aunque de un momento a otro sus esperanzas aumentaron al escuchar rápidos pasos acercándose, por lo que se quejó con más insistencia, hasta que por fin divisó la imagen de una persona que se acercaba a el

Sin embargo al ver quien era esa persona.....

Casi comienza a golpear su cabeza contra el muro, por que el?, de todas las personas que podrían pasar por ese lugar, porque tenía que ser la jodida pulga la que lo había escuchado?, por alguna razón estaba actuando como un auténtico perro, y se hizo para atrás tratando de encontrar refugio en la pared, aunque todo esto fue en vano cuando vio a Izaya agacharse a su altura, aunque se sentía diferente, al ver la mirada del Informante veía una calidez muy extraña que comenzaba a atraerle

-Que estas haciendo por aquí tu sólo pequeño?- Dijo Izaya de una manera un poco....cálida?, desde cuando el pelinegro era así?, de un momento a otro Izaya acercó su mano a la (ahora pequeña) cabeza de Shizuo, y este metido en sus pensamientos no reaccionó si no hasta que sintió las leves caricias que el Informante le brindaba -Estas todo empapado....además no parece que tengas un lugar a donde ir...-dijo en voz baja el pelinegro, mirando con algo de ternura al pequeño cachorro blanco, era realmente lindo. Además de que se notaba que se moría de frío y además estaba asustado; a Izaya siempre le habían gustado los animales. Si bien, prefería a los gatos, ese pequeño cachorro realmente era muy tierno -Te gustaría venir a casa conmigo?- preguntó de pronto logrando que Shizuo levantara sus pequeñas orejas con sorpresa, el?, ir a casa de su peor enemigo?, estando así!?, no!,no!,no!, pero... Una parte de el realmente quería ir.... Como un cachorro que quiere correr al calor de un hogar...."maldito comportamiento extraño" pensó molesto Shizuo. Pero aún así acurrucó su cabeza en la mano del Informante la cual aún le brindaba caricias -Tomaré eso como un si- Dijo con una sonrisa el oji carmín, para después quitarse su chaqueta y envolver al pequeño animal con ella, cargandole en brazos, internamente agradecía haberse puesto una camiseta de manga larga.

Por otro lado Shizuo estaba teniendo un conflicto mental, una parte de el estaba molesta, muy molesta e incómoda, por tener que ir a casa de la persona a la que más odiaba, aunque esa misma parte también entendía que era mejor que morir de frío en la calle donde todo podía sucederle; por otro lado estaba una parte de el que comenzaba a comportarse como un cachorro, un cachorro al cual le encantaban estar entre los cálidos brazos de Izaya, y que en verdad quería ir a su apartamento para no estar sólo en las frías calles, aunque también estaba confundido, el siempre había visto a Izaya como un maldito capaz de matar niños si así lo quería, y por supuesto hubiera imaginado que al ver a un pobre perro en la calle posiblemente lo hubiera pateado o ignorado, pero todo lo contrario. Izaya le estaba llevando a su casa, y le había puesto su preciada chaqueta

-"Me preguntó que va a pasar conmigo ahora...."- pensó un poco asustado el cachorro blanco

~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~
Notas del capítulo:
Y bien?, que piensan sobre mi nuevo proyecto Shizaya?, obviamente al principio considere la idea de hacerlo sobre Izaya convirtiéndose en un animal (cofcofGatocofcof) pero me di cuenta que Siempre pasa eso!, así que dije, "y porque no mejor hacer algo sobre Shizuo?" pero luego caí en cuenta de que a Shizuo no le queda ser un gato, a decir verdad (y aunque sea un poquito ofensivo) a Shizuo siempre me lo he imaginado como un perro, pero estaba entre un perro blanco o uno amarillo (?) y Dije "No pos a ser normal por una vez en mi vida, Inu-Shizuo será Blanco!" y pues después de eso terminamos aquí 0-0 de cualquier forma esperó que les guste xD

Nos veremos muy pronto
Nightmaregirl~

Quiza no sea tan malo [Durarara Fanfic]¡Lee esta historia GRATIS!