>>el final pt.1<<

3.9K 395 24

-Abril y Rowan Graham-Jones, favor acercarse a recepción- dijo la tediosa voz que siempre tiende a interrumpir todas las clases.

Levanté mi cabeza y dirigí mi mirada hacia el puesto que estaba adelante de mí. Genial, Finnegan no ha vuelto de su aventura. Miré a Rowan, mi hermana, y me di cuenta de que estaba en la puerta del salón de clases esperandome. Levanté mi mochila del suelo y me dirigí hacia ella.

-Chao a todos,- me despedí de mi clase, como acostumbro a hacer- disfruten el verano.

Mi hermana le dio una pequeña sonrisa a Logan, uno de nuestros amigos, y élse la devolvió. Es demasiado obvio ver que se gustan el uno al otro, pero ninguno de los dos quiere admitirlo... ¡HA! Ni pensar que antes me gustaba Logan, eso sí, antes de darme cuenta de que Ro le gustaba también.

Caminé junto a mi hermana hasta el final del pasillo sin emitir ni una sola palabra, hasta que su celular rompió el silencio.

-Eh, Abs- Dijo sin retirar la mirada de su telefono- Iré al baño, ¿listo?

-Te acompaño- le respondí, caminando hacia los cuartos de baños en el otro pasillo.

-¡NO!- me gritó, cogiendome del brazo para girarme hacia las escaleras que conducian al primer piso- Tú ve y dile a papá que me demoraré un poco.

Y salió corriendo. Rodé los ojos y bajé dos escalones, saqué mi telefono del bolsillo trasero de mi pantalón y le envié un mensaje a Finn.

"Hey, ¿donde estás? Ya me voy"

Al no recibir una respuesta inmediata le envié otro mensaje a mi mejor amigo.

"Como sea, que tengas un feliz verano, te veré en dos semanas"

Guarde mi telefono otra vez en el bolsillo y bajé el resto de los escalones. Al llegar al primer piso caminé hacia la entrada, me despedí del guardia de seguridad de la escuela y entré al auto de mis padres.

-Hola, Mona- me dijo mi madre con cariño. Según ella "Mona" es el diminutivo de "Ramona", pero no puedo quejarme, a Ro le dice "Leste" de "Celeste"- ¿Cómo estuvo tu día?

-Confuso, tedioso y agotador- respondí. Esa es una de las razones por las cuales soy muy abierta con la gente, desde pequeña mis padres no han aceptado el simple y clásico "bien" que te libra de todas las preguntas.

-¿Y tu hermana?- me preguntó mi padre.

-Está en el baño, dice que tardará un poco.

Después de esto inserté mis audífonos en mis oídos y cerré los ojos tratando de quedarme dormida... Y sorprendentemente, lo logré.

Cuando me levanté, la luna ya estaba "brillando" en el cielo y mi hermana y mis padres estaban hablando sobre los mareos y los dolores estomacales.

-¿Qué hora es?- pregunté frotándome los ojos. Mi hermana se sobresaltó y se giró hacia mi mirándome con miedo.

-¿No estabas muerta?- preguntó sarcásticamente.

-Ja ja, que graciosa- entrecerré mis ojos y busque mi celular en el piso del auto, ya que al parecer se había caído.

-Son las nueve de la noche, Rami- me respondió mi madre, llamándome por otro de sus extraños apodos.

-¡¿NUEVE DE LA NOCHE?!- abrí la aplicación de mapas en mi celular y me di cuenta de que ya solo faltaba una media hora para llegar a la casa de la abuela.

-¡Ma!- comencé a quejarme- ¡Me perdí el campo de molinos!

Rowan soltó una carcajada que resonó por todo el auto.

-Te desperté y cuando te levantaste miraste por la ventana y dijiste "Que lindo, Finn" y volviste a dormir- abrí los ojos como platos e instantáneamente me inundó un sentimiento de vergüenza tremenda. ¿Por qué carajos le había dicho Finn a mi hermana?

-¡Ja!- gritó Ro antes de soltar otra carcajada- Te sonrojaste.

-Claro que no me sonrojé.

-Como tu digas, gemelita- Ro soltó otra carcajada mientras yo la fulminaba con la mirada.

En serio, ¿cómo por qué había nombrado a Finn? Y ahora, como cuando llamas al rey de Roma, me entraron ganas de revisar mi teléfono y, adivina adivinador, el maldito de Finnegan Ward me ha dejado en visto. Un mensajito para todos y todas que están vagando por allí en este momento: Cuando quieran dejar de hablarle a alguien, no lo ignoren, díganle adiós y si es necesario bloqueenlo, pero no lo ignoren, responder es cortesía con es un signo de amistad ni nada de eso, es ser educado, no hacer lo que todo el mundo ve como una alternativa fácil.

Wow, Abby está dando clase de modales.

Como sea, la entrada a Manhattan fue un poco dura, ya que todas las calles estaban abarrotadas de trafico y como mi abuela vive a 10 minutos de la ciudad... todo fue un fiasco. Para ejemplificar un poco, puedes encontrar el ultimo rastro de civilización, después adentrate en el bosque y conduce otros cinco minutos, cuando veas la ultima señal de vida y los pelos del brazo se te ericen, conduce como si tu vida dependiera de eso hasta llegar al siguiente claro que veas. Si es una casa normal, común y corriente, no entres ni porque quieras (no hay ninguna casa así por aquí). Si ves una casa moderna y un poco extraña, tampoco entres, porque tal vez Ro y yo te apuñalaremos pensando que eres un violador.

Cuando por fin llegamos a la casa de mi abuela, me bajé del auto con las maletas en la mano.

La abuela salió corriendo (lo más rápido que las abuelas pueden "correr") por la puerta de en frente.

-Hola, nonna- corrí hacia ella con los brazos abiertos, tirando las maletas en el pasto. Ro hizo lo mismo y las tres nos hundimos en un gran abrazo.

-¿Y ese auto?- pregunté cuando me zafe.

-¿La tía Ally está aquí?- la abuela nos sonrió a las dos y nos disparamos como almas que lleva el diablo hasta el salón de la casa y me llevé una sorpresa... Y no se decir si es placentera o no.

-¿Finn?

Abril, distráelos. [LQSLEP #1]¡Lee esta historia GRATIS!