27

94 4 0

Jamie se sintió abrumada por el silencio que presidió a la pregunta de su hermano. No se separó de su novio, sin embargo. Los brazos de él se ajustaron a su alrededor, sosteniéndola contra su pecho.
Liam lo miraba furioso, realmente enojado. Parecía odiarlo tanto como a Harry en ese momento.
-Vos no vas a hacerle absolutamente nada a mi hermana.-dijo y tomó a Jamie.- ¿Qué mierda te pasa?
-Liam...-susurró Jamie.
-No. Vos te quedas callada.-le cortó.- Y vos salí de la habitación ahora mismo.
-Soltá a Jamie.-dijo el moreno.
-Es mi hermana. -gritó.
-Es mi novia. -respondió de igual modo.
-No quiero volver a verte con ella.
-Liam...-suplicó Jamie.
-¡Callate, Jamie! -gritó su hermano.
-¡No le grites!-estalló Zayn.
La chica se soltó del agarre de su hermano y corrió fuera del cuarto, seguida por Reina. Mientras los dos chicos gritaban, ella salió por la ventana del cuarto de su hermano y subió hasta el techo, abrazando sus piernas mientras llorada en silencio. La gata se metió entre sus brazos y le lamió la mejilla. Jamie hundió sus dedos en ella y luego ocultó el rostro entre sus rodillas.
Sintió como alguien se sentaba a su lado pero no subió la vista. Un brazo la rodeó, depositando una campera de cuero sobre sus hombros.
-¿Qué pasó? -preguntó Harry y ella se dejó caer contra su pecho en silencio.- No llores. ¿Sabes que odio verte llorar? Te vi llorar muchas veces en la laguna pero nunca acá.
-No llegaría a la laguna aunque quisiera. -suspiró.- Empecé a sentirme mal otra vez.
-Lo noté desde el momento en que no me mandaste a volar.
-Nunca te mandé a volar.
Harry la miró unos instantes. La cabeza de ella seguía sobre su pecho, con los ojos cerrados.
-Yo quería pedirte disculpas por lo que hice.-dijo él.- Nunca voy a volver a drogarme.
-¿Harry? ¿Por qué te enamoraste de mi?
-No lo sé.-murmuró él, pasando su mano por el pelo de ella.- No sé por qué me enamoré de vos, Jamie.
-¿Te arrepentís?
-Me arrepiento de muchas cosas, de muchísimas pero no de que seas la única persona a la que voy a amar.
-No me digas eso. No puedo ser la única a la que ames.
-¿Por qué?
-Porque no podemos estar juntos. Porque amo a Zayn. Porque no quiero lastimarte.
-Si no sintieras nada por mi, no tendrías tanto miedo de lastimarme.
-Harry, yo te quiero.-dijo ella en un susurro y él le besó la frente.
-Voy a lograr que me ames. Voy a hacer lo que sea. Voy a dejar las drogas, las cervezas... Jamie, por vos renuncio al sexo.
-No quiero que renuncies a nada por mi.
-Quiero renunciar a todo eso, quiero merecerte. Yo sé que puedo ser un tipo mejor.
-Zayn...
-No voy a obligarte a dejarlo. Solo... Él va a meter la pata y yo voy a estar acá. No te olvides de eso.
-¿Jamie?-llamó Geoff.
La chica se puso de pie y le tendió a Harry su campera para luego abrazarlo con fuerza.
Al ver sus pies asomarse por la ventana, Liam la tomó con rapidez, aterrado.
Ella lo miró unos largos segundos y luego la abrazó con más fuerza que nunca.
-No quise gritarte. Perdón, perdón, perdón.
-No pasa nada. -susurró ella, besándole la mejilla.- Solo quiero ir a dormir un poco.
-Pensé que te sentías mejor.
-Eso fue antes.
La chica avanzó hacia su cuarto y se dejó caer en la cama. Liam, sin embargo, la levantó nuevamente.
-Dejame.-pidió ella.
-No. No voy a dejarte.-dijo él con suavidad mientras la pegaba a su pecho.- No quiero dejarte.
-No quiero que lo hagan. No quiero que peleen.
-Yo no quiero una hermana de diecisiete años embarazada.
-No vas a tenerla.
-Puede pasar.-dijo él y ella negó.
-Hay un noventa y cinco de probabilidades de que eso nunca pase.-su hermano la miró y los ojos de ella se llenaron de lágrimas.- Nunca vas a ser tío.
-Hay un cinco de probabilidades. No pierdas las esperanzas, Jamie.-dijo él. Ella lo rodeó con sus brazos.- Tranquila, mi vida. Todo está bien.
-Ya no lo digas. No es verdad. Las cosas no están bien, Liam. Parece que nunca están bien.
-Vamos a hacer algo.-dijo él y la tomó en brazos.- Veo que estás bastante enojada, -le puso un buso.- y yo también. -ató su pelo.- Así que vamos a descargarnos. -le puso una campera.- Y vamos a tener un día de hermanos.
Bajó con ella y la dejó en el auto para luego buscar unas cuantas cosas y ponerlas en el baúl.
-¿A dónde vamos?
-Ya vas a ver.-dijo él.
La gata se metió en el cuarto de Zayn y el moreno la tomó en brazos. Era muy suave y hermosa.
-¿Así que vos sos la nueva mejor amiga de mi novia?-preguntó.- ¿De dónde saliste? ¿Quién te trajo hasta acá?


1+1Read this story for FREE!