Chapter XVI

44 7 4

16

— ¿Podrían recordarme una vez más por qué debemos ir?— pregunto mirando a las dos personas frente a mi.

— Vamos, será divertido.— dice Leah sonriendo.

— Ella tiene razón.— la apoya Connor.— además, nuestros últimos planes para relajarnos han salido de lo peor, y esto no sólo será divertido, sino que también nos darán puntos extracurriculares por ir.— sonríe.

— ¿Extracurriculares? ¿Qué es esto? ¿La escuela secundaría? —ambos me miran esperanzados.

— Bien.- cedo finalmente.— solo déjenme arreglar mi maleta.

— No te preocupes, me tome la molestia de hacerlo por ti.— dice Leah, sacando mi maleta azul de detrás suyo.

— Ustedes piensan en todo ¿no?, mentes malignas. —les digo. Ellos sonríen y salen por la puerta.

Bien.....

En realidad ir de campamento no suena tan mal. Cada trimestre la universidad hace un viaje, las personas que se anotan tienen puntos extras en algunas de sus clases y según lo que siempre he escuchado, el viaje es bastante divertido.

Leah y Connor han querido ir desde que la universidad comenzó, pero no se decidieron hasta ahora. Por lo tanto, los he escuchado discutir toda la semana sobre lo que vamos a hacer.

Han pasado dos semanas desde lo que pasó en la fiesta a la que fuimos "juntos" y lo único que he recibido de Niall son un par de mensajes, nada importante.

— Bien, pero ustedes conducen y pagan la gasolina.— digo y subo de copiloto. Ambos me ven y se ríen.— ¿qué? —preguntó.

— No crees que iremos en auto, ¿cierto Dana?— dice Leah levantando una ceja.

— ¿No?- preguntó. Ellos niegan.

— El autobús sale de la universidad.— dice Connor.

Malditos.

**

El bus no se detiene hasta después de dos horas de viaje. Nos detenemos en una gasolinera y todos (aproximadamente unos 55 estudiante y maestros) bajan a comprar cosas y ir al baño.

— ¿Por qué nos detenemos?— dice Connor desde atrás. Leah y yo caminamos y salimos del autobús.

— ¿Para qué crees? Para relajar los pies, el pobre conductor estuvo apunto de matarnos al menos unas diez veces.— le digo.

— Hay, pero que exagerada, siempre tú de dramática.– dice Leah.

Estoy apunto de golpearla, solo un poco más...

– Voy al baño.—les digo.

— Te compraremos algo.—dice Leah.

Más te vale desgraciada...

Entro al lugar y no es necesario preguntar por el baño, ya que al menos unas 10 personas están haciendo fila para entrar, tengo tantas ganas que en cuanto veo a Brad, un chico de mi clase de antropología, salir del baño no lo pienso ni dos veces y entro.

Si, al baño de hombres.

Para mi sorpresa -y también mi suerte- no hay nadie en el baño, así que me dirijo al primer cubiculo y entro.

Cuando estoy a punto de salir la puerta se abre y la voz de unos chicos se escucha. Asustada por qué alguien pueda verme, me siento sobre el retrete y subo la piernas hasta pegarlas a mi pecho, intentó hacer el menor ruido posible.

Why Me? | n.h |¡Lee esta historia GRATIS!