¿Qué acaba de pasar?

Comenzar desde el principio

-¿Qué opinas?

-Me gusta.

-¿De verdad?

-Si, es buena.

-Siento que le falta algo.

-Bueno, tu eres el jodido experto.

-Ja ja, muy gracioso Vantas.

-Lo decía enserio pero como sea.

-Gracias, supongo.

Incómodo, el ambiente desde ayer se había vuelto incómodo entre ellos y lo hacía más incómodo el hecho de que ambos sabían que así sería por un buen tiempo.

El pelinegro quería hablar sobre el beso de ayer pero no podía, no tenía la suficiente fuerza de voluntad para que las palabras salieran de su boca, era irónico, como lo decía la fuente del problema. Tenía que hacer algo.

En cuanto al Strider era lo mismo, quería disculparse pero ¿debía hacerlo? Estaban saliendo ya ¿por que debía hacerlo? Además él habia dicho que le gustaba, y si sentía lo mismo que él entonces no tenía por que sentirse mal por ello. No es que se sintiera mal, es sólo que le preocupaba lo que pensaba Karkat, entonces ¿en qué pensaba?

-Oye Karkless.

-Dime.

-Sobre ayer.....

Karkat sintió como su cuerpo comenzaba a tensarse, si antes estaba nervioso, con sólo escucharlo decir "ayer" temblaba como una gelatina.

-¿S-si?

Dave decidió que no serviría de nada hacer que esto fuera más lento.

-¿Te.....molestó?

-¡¿Qué?!

-Ya sabes...cuando te....

-oebfivticbsoqbeifbfusonddk

-Eh...dude, ¿estás bien?

-¡¡¿Te parece que estoy bien?!!

-Hmm

-¡¡¡DEJA DE MIRARME!!!

-Tranquilo, cielos.

-¡¿Por qué hiciste eso?!

-¡No lo sé!

-¡Nunca sabes nada, Strider!

-Como sea.

-¡¡Nada de "como sea"!! ¡¿Qué pasa contigo?!

-Si tanto te molestó no lo volveré a hacer y ya, deja de exagerar.

-¡¡Nunca dije que me molestó!!

-Entonces deja de estar tocando las pelotas.

-*suspira* vete a la mierda.

-No es como si nunca hubieras besado a alguien.

-Que me besaran y esa persona estuviera viva, no.

"Además de que esa persona eras tú" pensó para sus adentros, mientras veía la mesa.

-No lo pensé, sólo lo hice.

-¿Tú piensas?

Dijo entre unas cuantas risitas levantando su vista para mirar al rubio a la cara.

-Lamento que no todos seamos como tú.

Respondió con una sonrisa triunfante.

-Ja ja, muy gracioso. Yo también lo lamento, no todos pueden gozar de la magnificencia de este ser.

-Lo que digas.

Se quedaron viendo por un par de minutos, ambos con una leve sonrisa, ¿desde que momento comenzó a ser así? Siempre que estaban juntos era como si cada minuto, cada segundo, valiera la pena.

Podían sentir como se detenía el tiempo, no podían pensar en nada mas que en ellos, el nerviosismo ya no estaba ahí, era extraño por que aún sentían su corazón latir con fuerza, rápido, como diciendo "saquenme de aquí".

-¿Te molestaría si lo volviera hacer?

-No.

En ese momento ambos juntaron sus labios, cortando el poco espacio que hace unos minutos habian dejado entre ellos, comenzaron a besarse de una manera dulce y lenta, podían escuchar sus corazones latir, podían escuchar el eco de sus besos revotando por la habitación, podían sentir como ambos quería más que sólo un beso, querían otro y otro y otro.

Dave puso su mano en el rostro de Karkat y comenzó a darle leves caricias en su mejilla.

Karkat entrelazó sus dedos con los de Dave, apegando más su cuerpo con el de él.

Siguieron besandose hasta que por desgracia la falta de aire los hizo tener que separarse. Recobraron el aire y la consciencia, se miraron entre si y sus rostros se llenaron de vergüenza.

-Yo...iré a ver que hacen los chicos.

Karkat se puso de pie y salió de ahí, dejando a un Dave en shock del color de su texto y su ropa.

Irónicamente Vantastico (DaveKat).¡Lee esta historia GRATIS!