Capitulo 1.

433 23 6

Miraba atentamente a traves del cristal que se empañaba con el mas minimo suspiro que daba, la luna se asomaba entre las colinas, voltee a ver a mi compañera que se había dormido sobre mi hombro, volvi a voltear hacia la ventana viendo el camino hacia el campamento al que mis padres me mandaron para poder librarse de mi por unos días.

Suspire y vi hacia delante y todos estaban durmiendo a excepción del conductor y yo, me sentí solitario por un momento pero el brazo de Sara se despalzo por mi pecho.

Increiblemente este campamento era diferente a todos porque en las cabañas ponían hombres y mujeres en una sola, aunque eran poco ciertamente, se acomodo en mi hombro. Saque mi teléfono, once y media de la noche, lo guarde y volvi a la luna que se miraba sobre las colinas.

(...)

Todos estaban gritando y riendo pero no me explicaba es como no perturbaba a mi compañera que me había abrazado el brazo desde hace algunas horas.

Levante la vista y mi amigo de la central, rubio de estatura media, tez blanca, ojos cafes, se asomo con una sonrisa y perversión reflejada en los cristales de sus lentes.

-Gozaras de ella esta noche?- su risa se hizo mas larga, su comentario me irrito

-Callate, yo no soy como tu- le dije molesto, solo se sento

-como sea- dijo levantando su mano, mire a mi compañera cuyo nombre aun no sabia, comenzó a abrir sus ojos lentamente, azules cual océano, cabello negro y tez algo palida, se ruborizo y se separo de inmediato y vio a otro lado esquivando mi mirada.

Mire por la ventana el todavía oscuro valle, eran como las cuatro de la madrugada y muchos pudieran sorprenderse que todos se hayan levantado temprano pero con el ruido que hicieron los primeros en despertar y que todos se había quedado dormidos ayer desde las once de la mañana por el aburrimiento...

Mire a todos a mi alrededor que ya habían encontrado algo que hacer, unos aprovechando la oscuridad y contando historias de terror, otros intercambiando números, aplicaciones, juegos, etc. Unos pocos, realmente muy pocos estaban leyendo libros y otros perdidos en su mundo como yo.

Fui explorando todo el autobús hasta que mi mirada se cruzo con la de mi compañera, vimos a lados distintos al mismo tiempo, vi hacia la ventana las nubes naranjas que se formaban al horizonte y me puse a pensar en una forma de comenzar una conversación.

-Y....como te llamas?- dije sin poder voltearme todavía, sentí su mirada

-A-alma- respondio tímidamente, voltee a verla y estaba algo ruborizada todavía -y...y tu?- pregunto muy bajo, mire a todos alrededor que habían vuelto a dormir

-Jake- los pocos despiertos o que trataban de estarlos miraban sus teléfonos.

-Disculpame..pero...-voltee a verla de nuevo mientras se recostaba en mi hombro -eres demasiado comodo- dijo antes de quedar totalmente dormida, tenia sus razones, ella es de las pocas como yo que se quedo despierta desde la salida hasta mas o menos las nueve o diez de la noche.

Vi a la líder del campamento que se levanto de su sillón, una chica de algunos años mayor que yo, cabello largo y castaño, unos ojos cafes claros y una tez morena, tenia un claro aburrimiento y sueño en sus ojos, vio a todos en el autobús, su mirada se detuvo en mi por lo tanto se acerco tratando de no hacer ruido para evitar despertar a alguno.

-¿No dormiras?- dijo con una sonrisa -aun falta una largo camino para llegar- la vi a los ojos y estaba viendo a como estaba alma abrazando mi brazo

-Como a que hora llegaremos?- pregunte amistosamente, puso cara pensativa y vio al techo

-pues entre las diez y las once-.

La Chica Gato¡Lee esta historia GRATIS!