For every story tagged #WattPride this month, Wattpad will donate $1 to the ILGA
Pen Your Pride

Capítulo 16.

103 10 12

–¿Pero qué dices, papá? –Pregunto confundido KiBum, ¿Había escuchado bien? Debía ser una broma.


–Que tendrás que cenar en algunas semanas con la familia Lee, puede que conocer a su hijo te haga mucho mejor, bebé. –Dejo los papeles que traía en sus manos para posar su mirada en su hijo, aclaro su garganta antes de decirle–. Sé que sigues buscando a TaeMin pero date una pequeña oportunidad de aunque sea conocerlos, ¿Si? Trata de sonreír, quiero verte radiante.


–No quiero hacerlo, no puedo...


***


Ming, camino hasta donde estaba Yuki sentada en una de las mesas del café más conocido de Osaka, había pasado mucho tiempo desde que no se veían y verse ahora sería de una gran ayuda en lo que vendía más adelante. Yuki, al verla hizo una seña con su mano para que le acompañará sin borrar su sonrisa de sus labios, dejo su celular guardado en su bolso para fijar toda su vista en su amiga.

–Ming, tanto tiempo sin vernos, ¿Cómo has estado? –Pregunto la madre de KiBum a su amiga dándole un leve abrazo–. ¿Cómo está TaeMin y la pequeña GwiBoon?


–Estoy bien, gracias. –Soltó un suspiro al escucharla, dejando su bolso al lado del ajeno–. TaeMin está bien y la pequeña está hermosa, se parece a ambos. Casi cumple tres años.


–Quiero conocerla, ah. Mi KiBum estaría encantado de saber que es padre y que su TaeMin está bien, no sabes cómo ha estado por culpa de tú esposo.


–TaeMin está igual, llora cada noche y realmente quiero juntarlos, he visto a KiBum normalmente por la calle y me he quedado con ganas de hablarle. –Le dijo dejando salir un audible suspiro de sus labios–. ¿Qué opinas tú?


–Opino que debemos hacer que ellos estén juntos. Por eso necesito de tú ayuda.


***


–Bien, hermosa. Abuela vendrá por ti para llevarte a la guardería, ¿Hiciste tus dibujos? –Pregunto a su hija la cuál se acomodaba aquel moño que su madre le había puesto en su rubio cabello.


–Sí, dibuje a omma, appa y a mí. –Miro a su madre con una amplia sonrisa–. Esperaré a abuela abajo, omma. Te amo, omma, nos vemos más tarde.


Después de dejar algunos besos en las mejillas de su madre la pequeña rubia bajo las escaleras con algo de lentitud, aquel vestido rosado que su madre le había puesto le incomodaba. Como dijo, se sentó en el sofá esperando a su abuela la cual había salido minutos atrás a comprar café. Acomodó su vestido viendo la puerta abrirse dejando ver a la viva imagen de su madre entrar por ella.


–¡Abuela!


La hija de Kim KiBum.¡Lee esta historia GRATIS!