2. En verdad sola.

16 0 0

Quisiera decir que si, que mi mundo es de soledad. Pero no es así. Primero me tengo a mi. A una pequeña que por momentos quedó, cuando yo estaba acompañada, abandonaba y sola... Triste, más triste de lo que puedo estar ahora. Que paradoja, me sentía sola, aunque él estuviera en mi vida. Y no entendía. ¿Por qué?

Y me siento acompañada, sin tener a alguien conmigo.

Entre todo lo que paso, contacte a un amigo de mi pasado. Me dio gusto verlo. Platicar con él aunque no fuera físicamente. Tomamos café. Fue padre escucharlo. Lo recordaba más sonriente. Pero así como antes, recordé que era diferente. Que hace años lo veía con admiración y en ese momento confirmaba el por que.
Por su inteligencia, por su destreza. Bueno en realidad su creó que es un ser fuera de serié.
Sus pláticas fueron un refugio, un distractor en el momento de dolor, y cuando lo veía, me sentía muy contenta. Aunque por cuestiones que aún no entiendo nos alejamos. El se quedó en mi recuerdo. Paso para mi como una estrella fugaz. Sólo un momento.
Pero me divertí mucho, por momentos me sentí segura. Cuando dejamos de contactarlos. Me di cuenta.
Ya no pensaba en aquel por el que había llorado.
Pensaba agradecida, sin lágrimas en los ojos, en ese amigo que me dedicó tiempo al leerme. Y me regalo sonrisas, borrando lágrimas.

PENSAMIENTOS¡Lee esta historia GRATIS!