Capítulo 11: ¿Por qué...?

2.7K 183 75

~Castiel~

Cada paso que daba, hacía que una gran emoción y nervios fueran en aumento. Ya faltaban pocas horas para que fuera la presentación y, por más que trataba de calmarse, no podía dejar de estar emocionado.

Ya se encontraban en el lugar donde tendrían que presentarse. Donde se definiría si su banda podía ser un éxito o si su carrera como artista se haría añicos. Pensar en todo aquello le emocionaba y asustaba a la vez.

Había una exagerada cantidad de personas. Podía identificar fácilmente con su mirada quienes tocarían esa noche y quienes simplemente irían a ser espectadores (lo cual, eran bastantes personas).

Eso sí, no podía comparar su nerviosismo con el de su amigo Keith. Éste se encontraba como un perrito chihuahua, temblando a cada paso que daba y observaba a la tanta multitud de personas que había... Debía aprender de Lysandro. Juraba que él también estaba nervioso pero, ¡su manera de ocultarlo era simplemente genial!

Podríamos decir que Castiel se encontraba "poco" inquieto. Existían dos razones para ello: la primera, era realmente obvia. Se presentaría frente a bastantes personas en busca de talentos (aunque eso no era mucho problema, ya que, se sentía algo confiado). La otra razón era que, trataba de encontrar con la mirada a Nathaniel, pero no lo había encontrado por ningún rincón o, siquiera, siendo aplastado por las personas.

Sí, aquel pensamiento le hacía sentirse como un acosador, pero no podía evitarlo.

Soltó un largo suspiro. Tal vez no había sido tan buena idea invitarlo después de todo. Él también estaba ocupado con sus asuntos en la universidad y lo más probable, es que no fuera.

Mierda, no debió ilucionarse.

Bueno, si Nathaniel no podría ir, no debía molestarlo. Ya hablaría con él, después, y le contaría todo lo ocurrido.

Con esto en mente, se dirigió (junto con sus amigos) a una mesa donde se encontraban (si pudieramos deducir) los jueces. Primeramente tenían que inscribirse, así que eso es lo que hicieron. Después de estar como media hora formados para poder anotar sus nombres y el de su banda, les dieron un númerito donde indicaban el número de participantes que eran. Quedaron exaltados al darse cuenta de que estaban entre los primeros de lo que se presentarían y los nervios fueron en aumento; así que (con mente de que todo debía quedar perfecto) se dirigieron rápidamente a un cuartillo en el que tenían que esperar hasta que la presentación comenzara.

Ya ahí, no perdieron más tiempo y comenzaron a practicar la canción que tocarían.

Realmente todo esto tenía que ser increíblemente perfecto.

~Nathaniel~

¿Por qué el ojimiel se encontraba corriendo de un lado para otro por toda la universidad? ¿Por qué tenía un montón de papeles en la mano, leyendolos rápidamente? ¿Por qué, aparte, tenía un proyecto escrito a medio terminar? La respuesta es: ¡Por que era un nuevo puto lunes!

Todo esto lo estaba volviendo loco. Había olvidado que tenía que estudiar para tres examenes que tendría ese mismo día, de un proyecto que tenía que entregar en la tercera clase y... ¡También había algo, de lo cual, no recordaba que era; pero sabía que tenía que entregar! Por ello, corría por toda la escuela para encontrar a sus compañeros de cada clase para preguntarles que habían encargado, como trabajo, para ese día. Además de que tenía planes importantes para ese lunes (que era ir a ver la presentación de Castiel y su banda)... Podríamos decir que el haber "estado en las nubes" todo aquel fin de semana por "cierta razón" lo había hecho distraerse. Sí, le hechaba la culpa a cierto pelirrojo por su distracción.

Hilos del destino [Castiel x Nathaniel]¡Lee esta historia GRATIS!