LA REUNIÓN

1.2K 50 2

Me senté en un sillón aparté, Reiji en uno aparte, los trillozos en uno grande y Shu en uno mediano bueno más bien se tiró en el para dormir.

-Muy bien dé qué quieren hablarme -dijé moviendo mis pies como arriba y abajo, como columpios, Me recuerda...

Flash Black
Un día como cualquiera, estoy aburrida, más que de costumbre.

-"Haa" que aburrido, que hago en esta gran casa no hay nada bueno que hacer -me dijé sentada en el barandal del balcón, mis hermanos están ocupados en el jardín: Cordelia con los trillozos haciéndolo música con sus voces, Beatrix con Shu y Reiji estudiando y a lo lejos se ven Subaru con Christa viendo las flores blancas, y yo aburrida.

-Ya se le diré a papá que vayamos a jugar -me dijé y fui a buscarlo.

No estába en su oficina ni en su habitación, ¿Dónde estará? Ya me aburrí, ha mejor voy a la biblioteca a leer un libró.
En mi búsqueda de un buen libró veo que hay está Papá leyendo, sin pensar corro hacia el y me le tiró, quedándo en sus piernas.

-¿Qué pasa mi pequeña Valentina? -dijo papá tocando el cabello.

-Valentina esa aburrida papá, hagamos algo juntos -dijé abrazandolo.

-Bueno -cerró su libró, me cargó como Kohala y salimos de la biblioteca -Qué tal si vamos a un parque.

-¡Si! -le dijé y lo apachurre a mi.
***
Está vamos en el parqué, jugamos un rato, pasó un joven de los helados y los ojos me brillaron.

-¿Quieres uno? -preguntó mi papá, caminando hacia el joven -¿De qué sabor quieres?

-De chocolate papá -dijé detrás de él y papá se volteó con un gran helado de chocolate y el uno de vainilla, nos sentamos en un árreate bajó un árbol, comimos en silencio el helado y regresamos a casa, antes de entrar a la mansión me besó, la verdad me sorprendió, nunca lo hace y enseguida entramos y todo volvió a la normalidad, pero para mi fue un día muy especial.
Fin del Flash Black

-Valentina -dijo Reiji sacándome de mis pensamientos y alcé la cabeza para ver lo a la cara.

-¿Qué pasa? -dijé.

-¿Cómo está eso de que piensas ir té? -dijo acomodándose sus lentes.

Me puse de pie hasta estar de frente a la ventana inmensa de la sala -No sé de qué hablas -dijé tocando el vidrio.

-Tsk... déjate de juegos Valentina y responde -dijo Subaru molestó.

-Nee... Val de verdad te piensas ir -me preguntó Shu, pero ignoré la pregunta.

-Hermanita ¿Por qué te vas?-dijo Laito -A caso nos piensas abandonar.

-Ahora si tienen hermana -dijé para mi misma.

-Responde Valentina -dijo Reiji.

-Por qué tengo qué responder, y otra cosa no saben que es de mala educación espiar -dijé volteandome a verlos y su expresión cambió.

-Tsk! Hey Valentina responde en verdad te vas a ir -dijo y me tomó de la barbilla para que lo viera a la cara.

-Si eso es lo que querían discutir -dijé caminando hacia la puerta, evitando a Subaru -Me voy tengo cosas que hacer -de pronto Ayato esta entre la puerta y yo, Kanato me toma del brazo evitando que avance -Kanato suelta me y Ayato te golpeare si no te mueves -dije sería, no estoy jugando,pero no quiero pelear con ellos,en la mesa hay un vaso de agua me acerqué, me consentré en el agua y en menos de un minuto ya había una densa niebla en la habitación.

-Pero ¿Que diablos? -dijo Subaru "Zac", que al parecer tropezó con un jarrón.

-Así que este es el poder de Valentina -dijo Reiji -¿Que interesante?

No dije nada, los murmurós siguieron, cuándo de pronto siento como unas manos me rodean.

-No te vayas -dijo una voz junto a mi oído, pero esa voz ya no me importa, antes haría cualquier cosa por ella pero ahora no vale nada, -Te necesito a mi lado -me salgo de su abrazó

-Adiós Shu -dijé y tele-transporte almacén, encendí la moto, abró la puerta y hay está Shu sin sus audífonos, me miraba con tristeza, a quien engañó, de seguro vino por qué Reiji lo mandó, lo ignoré y seguí con lo mío, enciendo la moto la pongo en neutral para sacarla.

-¿Por qué? -dijo Shu, voy por el casco y cierro las puertas del almacén y me rodea con sus brazos -¿Por qué te vas? No debes de ir té, todos están, preocupados, incluso yo -dijo uniendo su cara en mi cuello, mi única reacción fue safarme, me subí en la moto, me puse el casco y salí de la propiedad.

Ya en carretera salí en dirección a la ciudad, el aire golpeaba mi piel como si me quisiera detener pero no ahora mismo muchas imágenes y recuerda pasaban por mi mente, solo me quieren de vuelta por que no les conviene que tener problemas con "Esa persona" o más bien Papá.

Me adentro en la cuidad la verdad ya es algo tardé an de ser como las seis de la tardé, me pongo a investigar los mejores centros nocturnos y discos. Luego de varios nombres ya sabía a donde tenía que ir, mire mi reloj, falta media hora para ir al instituto, me dispuse a regresar.

Llegó a la casa, guardó la moto entre los arbustos y entro a la casa, y que sorpresa están todos reunidos, incluso la humana, los ignoró y subí a mi habitación, tomé una ducha rápida, me vestí, no me di cuenta hasta que volté por mis mochila, Laito estaba arecostado en mi cama.

-¿Qué quieres? -le dijé mientras buscaba en el armario una pijama; unos short negros y una polera roja, volví a la habitación y el seguía ahí intacto -¿Qué necesitas?

-Necesito a Valentina, aquí -dijo y yo no hice casó, me dispuse a cambiarme -¿Que haces? -dijo Laito, lo volté a ver y estaba sonrojado hasta las orejas.

-Cambiarme... -dijé y continúe y sentí como los brazos de Laito me rodeaban.

-No te vayas -me dijo al oído -Por favor, que tenemos que hacer para que no te vayas.

-Des afortunadamente -dijé saliendo me del abrazo -No pueden hacer nada, pero -dijé volteandome a verlo -Puedes dormir con migo, pronto me iré -dijé acostándome en mi cama, "Ah que caídas se sienten las sábanas" -Y esto será como un recuerdo.

-Bien -dijo muy serio, entro en la cama y me rodeó con sus brazos y yo me acurruque en su pecho -Lo siento Val - fue lo que dijo antes de que cayera dormida.

LA HERMANA DE LOS SAKAMAKI¡Lee esta historia GRATIS!