–Te prometo que cuando salga de la escuela, te ayudare con todo, No sabes lo egoísta que me siento.

–Está Bien, Siempre y cuando lo hagas, todo estará bien.

–Y –Dice con un tono pícaro– ¿Enserio crees que Niall me ama?

–Definitivamente –Dicho esto una risa de niña pequeña brota de sus labios y no puedo evitar reír con ella.

– ¡Liz! –Grita su madre desde la planta baja– Cepilla tus dientes y a dormir, mañana tienes escuela y no vas a faltar.

–Si señora –Se levanta de la cama y camina hacia el baño, se demora un par de minutos y sale– ¿y tú qué? ¿Cuerpo Divino? En el baño hay un cepillo que puedes utilizar. –Me regaña y yo solo puedo verla burlonamente. Sera la viva imagen de su madre.

Entro al baño y puedo ver el cepillo sellado en su empaque, intento abrirlo pero mis débiles manos no lo logran, después de10 minutos me rindo y decido pedir ayuda.

– ¿Alicia? –La llamo pero no contesta– ¿Alicia? –Llamo de nuevo y esta entra por la puerta con dos tazones llenos de fruta.

–Llego la persona por la quien llorabas –Deja la fruta en la mesa de noche, me quita el empaque de las manos, lo abre y me lo entrega– Deberías hacer ejercicio en tu dedos.

–Gracias.

Entro nuevamente al baño y me cepillo los dientes mientras escucho a Alicia que me habla pero mi mente esta en otro lugar, ¿Tan fácil será? ¿Cómo hacemos para que Ariana y yo volvamos a ser una única persona? Tocan la puerta y me sobresalto, tengo la boca llena de crema, Iugh, enjuago mi boca y la seco.

– ¿Qué? –Le pregunto finalmente.

– ¿Qué si me acompañas a una cita doble?

–Claro –Digo sarcásticamente, creo que nunca he asistido a una cita y menos a una doble.

–Bien, mañana al salir de la escuela, pasaremos al centro comercial para comer unos helados –Levanta sus cejas y hombros repetidamente.

– ¿Acaso no conoces el sarcasmo?

–Claro que si lo conozco, pero técnicamente dijiste que sí.

Después de una larga discusión sobre la cita doble la cual no gane, bajo las escaleras para servirle comida a Smile, tomo el tazón que anteriormente me había indicado Alicia y le sirvo agua y comida, dejo que termine su comida, lo cargo en mis débiles brazos y lo subo a la habitación. Toco para evitar cualquier inconveniente, Alicia abre la puerta asomando su cabeza, tiene un moño elevado y su cara está libre de maquillaje, paso y detrás de mí la escucho gritar 'Hasta Mañana Ma, Te Amo'. Cierra la puerta delicadamente y me percato de que un colchón inflable se encuentra en el centro de la habitación dejando poco espacio para caminar.

–Lo siento, pero no me gusta dormir con nadie, solo con el glotón de Gordon. –No hay ningún problema, creo que esta va a ser una de las pocas noches que dormiré cómoda, acomodo a Smile en mis pies, parece ignorarlo ya que sube un poco más y se acomoda justo en la mitad del colchón haciendo que mi espalda quede descubierta. Buenas Noches, espero.

–Despierta –Susurran.

– ¿Qué quieres? –Preguntó suponiendo que es Alicia.

–Que despiertes –Dice obvia, veo su cabello esta mojado cuando abro mis ojos– Tenemos que ir a la escuela.

–Tú tienes que ir –Me tapo de nuevo hasta la cabeza.

No sé porque discuto con ella, siempre termino perdiendo. Tomo un leve respiro y entro a la institución, camino tomando distancia de Alicia y ella camina rápido evitando a Amber, Acomodo mis audífonos y me pongo uno de ellos escuchando mi canción favorita 'Force of Nature'. Veo a unos cuantos pasos a Amber, les susurra algo a sus amigas y van directo hacia Alicia, camino un poco más rápido y le susurro.

–La forma de ofender a una persona correctamente es siendo decente y educada –Pauso la canción y le indico donde se encuentra Amber.

–Hola Fenómeno –Escupe el chicle que masticaba hace unos momentos.

– ¿Cómo va tu día Amber? –Pregunta lo más decente posible, reprimiendo las ganas de patearle la cara, Bien hecho, hasta ahora.

–Iba todo bien hasta que apareciste –Dice con descaro.

–Cariño esa no es la respuesta apropiada para una persona de tu edad –Se pueden escuchar los 'uhhh' de los estudiantes que en un instante están rodeándonos.

–Siento pena por ti. –Dice algo ofendida. Solo algo.

–No tengo tiempo para sentir algo por ti –Dice fingiendo dolor.

–Eres gorda, fea y un fenómeno, por esa y muchas más razones te odio.

– ¡Sorprendente! ¡Enserio estas dando lo mejor de ti! Créeme me han dicho cosas peores y personas mucho mejores que tú –Ríe falsamente ganándose rápidamente los murmullos de todos.

– ¿Sabes? Les harías un favor a todos en dejar de existir –Grita frustrada al notar que no va ganando esta pelea.

–Estaría de acuerdo contigo, pero después seríamos dos las equivocadas. Sé lo que dicen de ti. Ahora entiendo que tienen razón –Abucheos, risas y susurros se escuchan de parte de los estudiantes– Deberías intentar comer un poco de maquillaje para ser más linda por dentro. –Alicia es muy buena en esto, puedo notar en su expresión que todavía tiene que sacar su rabia así que no tendré que parar nada.

–Deja de grabar inepto –Grita a un chico junto a ella.

–No seas grosera con tus compañeras Amber.

–Colmas mi paciencia.

–Y tú la mía, así que acabemos con esto –Cruza sus brazos y su expresión está totalmente seria.

– ¿Qué tal si nos vemos después del colegio? –Propone maliciosamente

–Lo siento cariño pero tengo mejores cosas con las que pender mi tiempo. ¿Por qué mejor no vas a ver si en la esquina está lloviendo? –Esto definitivamente se lo gana Alicia– Adiós Amber espero que tu día sea igual de agradable que tú. –Todos comienzan a gritar 'Alicia' y Amber se vuelve loca, sus amigas tratan de calmarla pero sin embargo está furiosa.

Una sonrisa victoriosa se ha posado en la cara de Alicia todo el día y su fama ha crecido, pasan chicos y la felicitan porque por fin alguien puso en su lugar a Amber, aunque no es la única razón por la que sonríe. La cita con Niall la trae Loca.

–Todo saldrá bien –Palmeo su espalda y veo como suspira.

–Eso espero realmente.

El día se pasa rápido como lo esperaba, materias aburridas pero al parecer a ella le encantaban, tomaba apuntes de cada cosa que decía. Timbran y su mano se queda totalmente quieta, su esfero cae al suelo y suelta un suspiro que pareciera que lo ha retenido por siglos.

–Deberíamos salir rápido –Mete bruscamente todas sus cosas a la mochila y camina hacia la puerta– Tal vez no note que nos fuimos.

–Ya no podrás escapar –Señalo en una de las puertas al rubio.

Escucho como maldice por lo bajo y se niega a caminar hacia la salida, camina despacio y balbucea, niega y camina a paso normal. Está decidida.

–Hola Alicia –Dice el rubio– ¿Estas Lista? –Estira la mano hacia Alicia pero ella no la toma.

–No.

ImLuisaFernanda


"Almas Perdidas"¡Lee esta historia GRATIS!