"En casa"

251 19 0

Debía de formular un plan, pero no sabía qué hacer. No me sentía para nada bien. Y ya era muy tarde para ir a un antro o a un bar de mala muerte. Quería tirarme en mi sofá y dormir por siempre. Pero claro el hijo de madre de Kael está allá con sus hombres bueno tiene dos menos y no vi nadie adentro. Como sea la casa no es segura. Me detuve en un parque donde no había ni un alma. Y tome mi teléfono para llamar a mi padre se supone que no lo llame por si nos tienen los teléfonos interceptados. Pero debía de decirle lo que estaba pasando. Aunque no quería pero necesitaba a mi padre. Solo sonó una vez y ya escuchaba al otro lado la respiración de mi padre.

Papá, soy yo Amanda.

Pequeña como estas? Ha sucedido algo que me estás llamando? Nunca llamas

Lose padre sé que nunca llamó. Solo te necesito - y no aguante más y comencé a llorar pude escuchar como mi padre respiraba agitadamente y daba órdenes a sus empleados. - padre puedes mandar a alguien que me busque o yo puedo llegar al aeropuerto necesito verte, necesito alejarme de todo solo por un día.

No tienes que pedirlo mi pequeña ya José, -su hombre de confianza- va de camino. Llega al aeropuerto el Jet privado estará allí en unos minutos.

Gracias - fue lo último que pude decir para colgar el teléfono y comenzar a manejar hasta el aeropuerto que no me quedaba muy lejos en eran unos 35 a 40 minutos. Tenía mucho tiempo para pensar y saber que le iba a decir a mi padre. Él conocía a Bruno en ocasiones había ido a la casa de mi padre en España. Y tenía que contarle todo desde el plan que hice en contra de Kael, La muerte de Bruno y lo que realmente lo cabrearía sería saber que Bruno solo era un infiltrado y sin contar cuando le diga que lograron entrar a mi casa se morirá de la furia. Pero tenía que contarle todo ya que yo nunca lo llamada para nada y llamarlo y para colmo llorar el sabía que algo andaba muy mal. Yo no lloro pero cuando lo hago es porque realmente no puedo aguantar más. Eran tantas cosas en mi mente en estos momentos y sabía que hablar con él me aclararía muchas cosas incluso me ayudaría para comprar una nueva casa y para crear el plan en contra de Kael. Llegue al aeropuerto y pude ver el jet de mi padre y a lo lejos vi a a José. Me sonreía y estaba acompañado de 4 hombres más.

Hola José, me recuerdas?

Claro que si eres la pequeña del jefe, vamos que él te espera en su casa en España. El vuelo será un poco largo pero puedes dormir mientras llegamos allá. Dentro del avión hay una muda de ropa que puedes utilizar y comida y bebidas también.

Gracias José realmente necesito cambiarme y dormir. Luego comeré algo.

Debemos de abordar ya nos vamos. - me dejó ir primero y pude ver la bolsa de lo que seguramente era ropa, fui directo a ella y luego al baño me cambie mi padre me había mandado una pijama de monitos El sabía cómo hacerme feliz. Salí con la pijama puesta y me acomode en uno de los sillones que parecía más una cama. Y podía sentir lo pesado que se iba poniendo mi cuerpo y como mis ojos se me iban cerrando.

Desperté varias horas después y ya estaba en casa de mi padre en mi habitación. Seguramente José me había traído hasta ella. Me estiré como pude y fui directo al baño me di una ducha y busque alguna ropa en mi closet. Me puse un pantalón corto marino con rotos y una camisa bastante larga negra que tapaba él pantalón cualquier pensaría que no traía pantalones puestos me coloqué mis botas. Salí de la habitación tan pronto termine de arreglarme y fui a la cocina no había nadie fui a la sala tampoco me asomé al patio y nada que ver hasta que escuche unas voces en el despacho de mi padre camine hasta allí y toque la puerta - Pase- fue lo que escuche y no lo pensé para ya estar adentro. Mis ojos se conectaron con los de mi padre y en un abrir y cerrar de ojos ya el estaba de pie sosteniéndome entre sus brazos. Llevábamos muchos años sin vernos ya extrañaba sus brazos y sus ojos miel. Parecía que nunca me iba a soltar hasta que yo decidí romper el abrazo. Y le bese la frente.

Mi Imperio!¡Lee esta historia GRATIS!