Capítulo 7

120 7 3

Cecil trató de tranquilizarse y regreso la llamada a Blaine.

—¿Blaine? —Lo siento, la impresión fue tan grande que el teléfono resbaló de mis manos.

—Me imagino Cecil, esto es algo que nos ha dejado asombrados a todos. No tengo palabras para describir lo asustado que estoy.

—Pero ¿Cual es el motivo? Ellos tienen que tener un motivo muy grande para estar tomando esta decisión, digo, no es una locura del todo, yo también he pensando en ser repudiada con sello de sangre, pero en realidad jamás me atrevería, se muy bien que las líneas nunca me lo permitirían.

—La verdad Cecil... el motivo de ellos es que quieren tener hijos propios. Haber traído a Klaus la ultima vez no fue un problema, pero ya no están dispuestos a ser recipientes de reencarnación para los tíos mayores. ¡Es una locura lo que cometen!

—¿Locura? ¡No Blaine! Esto va más allá de una locura, es un sueño que ha nacido de su amor. Entiendo el hecho de la decisión que han tomado pero se que esto desencadenara algo terrible. ¿Y que esta pasando en casa?

—Hubieron muchos gritos en el comedor; Tía Maximillian le grito horrores a tía Agnes y empezaron una pelea, luego Padre Cornelius interfirío y calmo la situación y llegaron a la conclusión de que era mejor convocar a toda la familia, incluso nosotros, así que pronto recibirás alguna llamada o visita para que estés presente.

—Esta bien Blaine, gracias por hacerme saber esto, gracias.

—De nada Cecil, tengo que colgar. ¡Un beso!

—Igual para ti, ¡Un beso!.

Cecil se quedo ida en un punto imaginario diciendo:
Esto no puede ser, ¿en que están pensando tía Agnes y tío Frédéric? ¿como enfrentarán a la línea mayor? ¿como enfrentarán a Madre Erin?.

Cecil estaba en su habitación, se encontraba abrumada por la situación, era todo tan difícil de creer, había dejado de pensar en Lawrence, estaba totalmente enfocada en su problema familiar, que no se dio cuenta cuando cayó profundamente dormida.

Horas después...

Sintió como una pelotita de pelos se restregaba contra su rostro, sabía que era Furī tratando de despertarla, lo acarició y mantuvo sus ojos cerrados.

—Ya lo sé Furī, tienes hambre y quieres tu porción, lo haré ya mismo, solo dame unos segundos por favor.

Aun después de haber dormido, el tema de sus tíos volvió a su cabeza, seguía impactada por lo que estaba sucediendo, en su cabeza rebobinaba la vida que sus tíos habían llevado y se daba cuenta que habían tomado una decisión peligrosa.

—Siempre han sido tan correctos en todo lo que hacen, siempre han seguido y complacido la línea de los tíos mayores, se que quieren un hijo, pero presiento que hay algo más ¿Qué pasa ahora?

El timbre de su apartamento la saco de sus pensamientos.

—¡Voy! ¡un momento por favor!

Cuando abrio la puerta Cecil se puso verde del susto y la vergüenza.

—¡Por favor! ¡Disculpeme! se que han pasado ya demasiadas semanas desde que escuche su mensaje y sin embargo he pasado por tantos inconvenientes que olvide darle un respuesta, tomare toda la responsabilidad.

—Hace pocos días pasaba por está calle, la vi saliendo con una mascota así que deduje que vivía aquí, me tome el atrevimiento de preguntar en recepción por su departamento, en vista de que no recibí respuesta de usted. Este es el estado de cuenta de lo que se gasto en la reparación del auto, podría pagarlo yo, pero no es mi culpa, por favor sea mas responsable —Elijah tenía un tono seco al dirigirse a Cecil, pero ¿que podía ella esperar de el? si sabía bien qué el tenía la razón.

Líneas de Sangre¡Lee esta historia GRATIS!