Capitulo 1

35 4 4


-! Ayúdame!
Auxilio! No por favor!..... Ya no sigas, no me hagas daño... -gritaba con desesperación
Sus ojos oscuros tienen una mirada perversa y fría .Ya no quiero que me haga daño. No lo soporto.
Mi mama! No está...
No me gusta lo que me hace, ya no quiero.

Abro mis ojos, sobresaltada, estoy sudando frío. No puedo olvidar a ese maldito bastardo, me siento frustrada quiero desaparecer de una vez. Detesto recordar momentos de mi infancia que en realidad no fue una infancia de una niña normal, fue una infancia destruida, desgarrada por EL.
Pero trato de olvidar esos recuerdos oscuros y violentos de mi pasado. Me percato de la hora y son las 5:54 am. Me eh levantado antes que el despertador, otra vez, siempre me despiertan estas pesadillas casi a la misma hora. Pero ya no es el momento de pensar en esta basura así que me levanto de la cama y me dirijo al baño me miro al espejo y veo unos ojos verdes pardos con una melena larga y castaña. Pero solo es una cara bonita si las personas supieran lo que soy por dentro, no se acercarían a mi.
Eva esta en la cocina preparándome un desayuno de los que me encantan, hotcakes con miel, tocino, huevo frito y un zumo de naranja.
-buenos días Eva-digo con una sonrisa fingida
-buenos días señorita Lizza, su desayuno ya está casi listo-me contesta con una mirada dulce.
-gracias-le digo moviendo la cabeza con un gesto de gratitud
Me siento en la silla del mesón y veo cómo Eva me sirve el desayuno, ella ah sido como mi segunda madre cuida de mí y la quiero mucho, a pesar de que no lo demuestro pero le tengo un gran afecto, ella es muy importante para mí.
Después de haber quedado satisfecha con mi desayuno me cambio y me lavo los dientes, lista para irme a la facultad de medicina.
Bajo por el ascensor y me subo en mi Ford explorer me encanta porque es un carro grande y su sonido es único.
Dentro de la facultad yacen todo los estudiantes incluyéndome, ya me falta muy poco para graduarme de médico , tan solo tres semanas y por fin ejerceré como doctora. Lo que sé es que me siento bien con lo que quiero ser es como una vocación eh aprendido dos idiomas para mejorar mi nivel académico, se hablar ingles y francés porque sé que así se me abrirán muchas puertas y las personas se verán interesadas en mi por mi conocimiento bilingüe.
En el salón está el Mrs.Hudson, la verdad es que es muy joven para ser un profesor y de anatomía, le pondré si quiera unos 35 años, pero es un excelente maestro eso si no lo puedo negar. Lo saludo y me siento en mi pupitre y todos los compañeros de clase comienzan a entrar y ahí esta la fastidiosa y presumida de Natasha es una arrogante, cree que por ser rubia y piernas largas tiene a todos bajo sus pies pero es una cabeza hueca, me causa gracia ver cómo ella piensa ser la "mujer perfecta" pero me importa un bledo ella. Me enfoco en la clase que da el Mrs.Hudson, Es muy interesante su tema de clase, ya la próxima semana entro en exámenes y será algo difícil pero yo sé que lo lograre siempre me ah gustado estudiar es el único método en el cual me olvido de todos y de todo y me introduzco en el mundo de la medicina, esto siempre ah sido lo que eh querido ser desde pequeña a pesar del maltrato y violencia que viví en mi infancia, eso no impidió en que persiga mis sueños y ya en tan solo pocas semanas estaré por cumplir esta grandiosa meta.
Han pasado muy rápido las horas de jornada de estudio y tengo hambre así que me iré alguna restaurante bueno que esté por aquí, la verdad es que no me gusta comer el alimento que venden aquí en la facultad, es muy grasosa y el lugar no da buen aspecto de sanidad a sí que decido irme a comer a un lugar donde me siente cómoda.
Me serví un lomo de carne a la parrilla,ensalada de lechuga con cebolla perla y papas fritas, muy delicioso eh quedado muy satisfecha. Me siento cansada y con mucho sueño así que me voy al departamento que tengo,me subo a mi Ford y en el trayecto pienso en mi pesadilla de esta mañana, fue un recuerdo vivo de mi pasado.

Hasta que te conocí¡Lee esta historia GRATIS!