Capitulo 21: Los odio pero con amor

950 78 4

Cuando llegamos la puerta de la casa se hallaba abierta, nos pareció extraño ya que los chicos siempre se preocupan de que su casa este cerrada, a no ser que tengan planeado alguna fiesta o junta con nosotros. Entramos con cuidado a la casa. No había rastro de los chicos en ningún lado.

-Vamos a ver a la sala de eventos-me dijo Alma-

No había nadie... ¿Qué estaba pasando?

-¿Crees que le haya pasado algo malo?-dije preocupada- Quizás tuvieron que irse-

-Si ese hombre se atrevió a hacer tal cosa, te juro por dios que no me cansare hasta encontrarlo-dijo molesta-

Mi estómago se revolvió, y si de verdad se había ido, ¿acaso todo había sido un juego para el?

-Ven sigamos viendo que paso-

-No... mejor vámonos-dije tomando la mano de Alma-No quiero estar aquí-

-Pero ___ tenemos que averiguar que sucedió-

-Es obvio lo que paso... se fueron- dije sintiéndome una tonta- Después de lo que paso anoche, se ma...-

-¡Sorpresa!-Dijo Alma de la nada-

-¿he?-

Los chicos salieron de la nada y un lienzo callo, mis ojos lagrimeaban por lo que me costó leer lo que decía... "Feliz cumpleaños ____".

-Me sorprende que hayas olvidado tu cumpleaños-Dijo Alma abrazándome- Perdóname-

Marshall apareció con un pastel de chocolate y unas velas. Se acercó a mí y me beso, luego susurro en mi oído "Jamás me iría, menos después de lo que paso". Me puse colorada. Los chicos empezaron a cantarme y yo no sabía si llorar o reír. Con todo lo sucedido había olvidado que hoy era mi cumpleaños. La verdad como mis padres nunca estaban en casa siempre, era una celebración pequeña que organizaba Alma, pero como hoy no me había saludado, lo había pasado por alto.

En casa estaban Marceline, Marshall, Bonibell, Finn y Alma.

-No puedo creer que hayan hecho esa maldad conmigo-Dije sollozando-Son los peores, pero los amo-

Después de pedir los deseos los chicos me obligaron a darle un mordisco a la torta, la había hecho Boni estaba bastante rica. Cuando me hicieron el tortazo Marcy me saco una foto y luego otra cuando Marshall me daba un beso quedando manchado con torta. Vimos películas, cantamos karaoke, jugamos verdad o reto y luego hicimos una pijamada en el comedor.

-Chicos...-dije antes de cerrar mis ojos-Son lo mejor que me ha pasado en la vida-dije sonriendo y apoyando mi cabeza en el pecho de Marshall- Te amo...-

Marshall esbozo una sonrisa y los chicos nos quedaron mirando. Entonces Marceline hablo.

-No vallan a sacarse la ropa ahora-

-¡Marcy!- dijo Marshall un poco molesto por su broma-

Entonces nos reímos y apagamos las luces.

Qs�k�[


Un Nuevo Amanecer (Marshall y tu)¡Lee esta historia GRATIS!