3 día

58 6 0

"Hola querido diario" sigo creyendo que es tonto llamar así aún diario, bueno porque escribo hoy es porque hoy paso algo único.

La misma rutina de todas las mañanas, ir al colegio nuevamente. Me desperté con toda la mala gana del mundo, no tenía ánimos, en verdad ¿quién tendría ánimos de ir al colegio? Pero era mas que obligatorio porque sino perdería el examen de literatura.

Esperar 5 minutos más significo 15 minutos los cuales me costaron que no desayunara, además que el bus me dejara. Tuve que hacer hazañas para vestirme al igual que para llegar al colegio, llegue puntual pero aún no me lo creo como hice para llegar justo a la hora.

Supongo que aprobé el examen, pues se veía bastante fácil y pude terminarlo antes de que toque la campana de receso.

- Yura ya deja de molestar con el señorito perfección -dije molesta ante las preguntas de mi amiga-.

- solo respondeme a una pregunta.

- ¿cual?

- ¿ya viste a tu nuevo vecino en una forma más intima?

Sabía a donde iba Yura con eso, y allí esta la prueba de quien es la pervertida del grupo.

-no Yura, no lo vi de esa forma -dije molesta frunciendo el ceño-.

-cuando lo veas de esa forma no harás esa expresión niña.

Seguimos caminando por el pasillo, hablando de otras cosas pues no quería que por una cosa así Yura y yo empecemos a pelear. A lo largo del pasillo escuche rumores (no es como que me importe) pero tanto chicas como chicos hablaban que dos chicos nuevos se habían integrado al colegio, chicos lindos, no los había visto aún pero por los suspiros que daban las chicas supuse que eran realmente lindos.

Habíamos llegado al comedor en donde nos esperaba Minah y Sojin, nada mejor que pasarla con tus amigas al menos que ellas estén igual que las demás chicas babeando ante los dos nuevos chicos.

¡comida! Amor mío, cosita rica y deliciosa, amo la comida y eso lo sabe todo aquel que me conoce, por lo tanto tuve mucha comida en la mesa que comer, es más ni me dio tiempo para hablar con las chicas.

Yo creo que en vez de comer trago comida porque en esos momentos tenia mucha comida en mi boca, por lo cual parecía un hámster con las mejillas infladas, incluso me pregunto a donde se va todo lo que como pues creo que me como un elefante todos los días.

Fue allí cuando mi mirada dio hacia la entrada del comedor, donde no me creía lo que vi. El chico perfección osea mi vecino entraba por la puerta acompañado de su amigo, lo que ocasionó que todo lo que estaba en mi boca casi saliera volando directo a la cara de Yura que estaba en frente mio, se escucho miles de suspiros lo cuál me dio a entender de que ellos dos eran los chicos nuevos de los que medio mundo hablaba.

No quería que me viera o que ni siquiera me tomara importancia por lo que sin pensar me escondí debajo de la mesa.

-¡oye! ¿que te sucede? ¡Hyeri sal de allí! -anunció Yura mientras la abrazaba por los pies-.

-no puedo Yura "no puedo" -le dije haciendo énfasis, lo cual noto y no dijo más-.

Que lindos, yo los quiero a los dos, y más murmuros se escuchaba desde las otras mesas, estaré bajo la mesa pero se escuchaba todo TODO.

-dicen que están en el mismo curso que Hyeri solo que abarcan de llegar -dijo Minah-.

-yo escuche que tienen las mejores calificaciones del colegio por eso los dejaron ingresar a estas alturas -anuncio Sojin-.

-¿les parece lindos? Solo digo pues uno de ellos le "pertenece a alguien" -cuestión Yura haciendo énfasis en esa frase lo que se merecía una pequeña mordedura de mi parte, pues sabia que se refería a mí.

-pues no tanto, ya sabes Yura a mi me gusta alguien más -dijo Minah-.

-¿a quién le pertece uno de ellos? -cuestióno Sojin-.

Era momento de salir pues sabia que si Yura hablaba, las chicas me molestarian de por vida.

-mis clases comenzaran pronto así que me voy, las veo luego -anuncie rápido antes de irme casi corriendo-.

Por lo menos sabia que mis amigas no sentían alguna atracción por mi vecino, pero no sabia si era bueno tener al chico perfección en la misma clase que yo.

PROYECTO: Señorito Perfección ➳ V - BTS¡Lee esta historia GRATIS!