Real y verdadero

18 0 0

Amai Yume - 2º Temporada - Capitulo 24 - Real y Verdadero

El portal era más brillante que una supernova. Estaba viajando a través de él. Apenas y podía abrir los ojos. El brillo era insoportable. Apenas sus ojos lograron adaptarse a todo ese brillo se dio cuenta que toda esa luminosidad se trataba de una lámpara que se encontraba sobre iluminando su rostro. Estaba acostado sobre una cama.

Llevaba puesta una bata de color azul cielo, casi blanco, que le llegaba un poco más debajo de las rodillas. Sintió pequeños piquetes de dolor en el brazo derecho y al levantar la cabeza sintió un peso en ella. Primero intento ver de qué se trataba el dolor en sus brazos.

Al llevarse el brazo a la cara, llego una gran oleada de dolor proveniente de sus huesos, como si no hubiera movido un solo musculo por meses. Al ver si brazo, vio que tenía cuatro pequeños tubos de plástico, unidos a un alfiler el cual le atravesaban la piel.

El chico los tomo y se los quito del brazo. Una vez resuelto el tema del brazo, llevo sus manos sobre su cabeza y se quitó lo que fuera que tuviera en ella. Al retirárselo de la cabeza, vio que se trataba de una especia de casco que estaba unido a una serie de pequeños tubos, los cuales estaban llenos de sustancias de diferentes colores.

Ethan se levantó de la pequeña cama y coloco sus pies descalzos en el suelo. Era como si estuviera pisando hielo. Miro más lejos de su pequeña cama y vio que los tubos del casco llegaban a varias computadoras colocadas a una considerable distancia de la cama. La habitación tenia forma de auditorio, con computadoras en vez de público. Él era el centro de atención de su público.

También había sillas frente a las computadoras, pero se encontraban esparcidas por toda la habitación, algunas incluso estaban en el suelo.

Ethan vio una puerta a unos cuantos metros de la habitación y camino hacia ella con torpeza. Sentía su cuerpo muy pesado y atolondrado.

Cuando abrió la puerta, reconoció el pasillo en el que se encontró; Era de la casa presidencial. El pasillo era algo completamente diferente a la habitación donde estaba. La alfombra del suelo era más comida que el suelo helado de la habitación en la que estaba, pero ¿Por qué estaba allí?

Salió de la habitación y camino por el largo pasillo alfombrado, lleno de puertas por los costados. Todas estaban cerradas. Por lo oscuro que se veía, parecía que era de noche. El final del pasillo lo llevo a la sala, exactamente donde conoció a Soupir la primera vez que la vio.

Y como un deja-vu, ella estaba en la sala, mirando varios televisores; algunos con estática, otros con las noticias de todos los noticieros posibles. Ella estaba de espalda hacía él, así que se supone que no lo había visto todavía. Ethan estuvo muy cerca de hablarle cuando una pantalla llamo su atención; estaban atacando la ciudad otra vez.

No, otra vez no- Pensó Ethan- Esas eran las ranas que atacaron la ciudad, todavía seguían allí.

Soupir recibió un llamado telefónico y con un movimiento rápido lo saco de su bolso y contesto. Ethan se dedicaba a solo verla y escucharla.

- ¡¿Qué!?, ¡¿Ya despertó!?- Definitivamente algo la tomó por sorpresa. ¿Quién había despertado?- Y justo en el clímax de un ataque. Sí. Lo veré ahora mismo.- Soupir colgó y cuando se volteó directo al pasillo, dio un respingo al ver a Ethan parado frente a él.

Tenía puesto su ropa extravagante y maquillaje exagerado otra vez; sus pestañas tan largas como alas de mariposa y la cara pintada de colores chillones y un vestido con un patrón tan detalladamente chico que causaba mareo. Estaba boquiabierta y tenía esa expresión que tiene la gente cuando entra en shock.

Amai Yume¡Lee esta historia GRATIS!