Cap. 1-Una Nueva Vida

14 3 2

Estaba durmiendo tranquilamente durmiendo cuando, Will, llega a despertarme.

--Joven amo, ya levante se. Se hace tarde; recuerde que hoy es su primer día de clases--. Me decía mientras me movía para despertarme.

--Will, tengo sueño...--, respondía medio dormido.

--No me obligue a usar la fuerza--, amenazo.

--Ya me levante--, dije reaccionado de golpe.

Cuando Will se enoja es igual o peor que ella.

Con resignación me levante de mi cama tamaño matrimonial de mi enorme habitación. La cual es tan grande, que en ella puede haber: un gran armario con un pequeño sofá, mas toda mi ropa (la cual es demasiada); un escritorio con un área aparte para mi computadora; un gran ventanal con balcón; una televisión de ve-a-saber-tu de pulgadas (el punto es que es demasiado grande) con todo tipo electrónicos de entretenimiento; un área especial para mi mascota Juno (es una linda garita); una especie de mini sala; la gran cama matrimonial con docel; y el baño con una tina, ducha a parte, el wc y el tocador.

Si, lo se. Es algo exagerado para alguien como yo. De estatura mas o menos de 1.65m (soy un enano -_-u) y complexión delgada (casi parezco una mujer).

Cuando estuve listo con el uniforme de mi nuevo instituto. El cual consta de un saco y pantalón de vestir negro, zapatos del mismo color, una camisa manga larga color blanco y una corbata con rayas negras y amarillas.

Y lo que nunca olvido es mi colla con una gema alargada transparente, y mi gorro para ocultar mi peculiar cabello plateado.

Después de desayunar junto a Will, nos dirigimos hacia el instituto.

--Ya llegamos, amo--, me dijo Will al momento de estacionar el auto.

Era mas que obvio que el resto de los alumnos tenían curiosidad, por quien llega en un auto totalmente oscuro. Y ¿quien no?

Will salio del auto y me abrió la puerta. Al momento de bajarme, los murmullos, son lo primero en escuchase.

--No se preocupe--. Me dijo Will.

Yo solo afirmo con la cabeza.

Seguí a Will por las instalaciones, con todos algo intimidados por Will.

Y como no hacerlo? El mide 1.87m, con un traje negro, lentes oscuros, y su rostro imperturbable.

El habló con el director, mientras yo, jugaba en el teléfono que ellos diseñaron especialmente para mi (si es único).

--Este es su horario de clases--, dice, mientras me entrega la hoja de papel, --no olvide que vendré por usted; si necesita algo, recuerde usar su reloj--. Me recordó.

--Claro, no te preocupes, Will. Estaré bien--.

--Lo se. Pero no puedo dejar de preocuparme--. Suspiro, y dijo--, tiene todo listo? No olvidó nada?-- Preguntó.

--No, Will--.

--Bien. Ahora, a clase--.

Justo en ese momento sonó la campana.

--Buenos días, joven--. Saludo, al parecer, un profesor--. Me llamo Javier, seré tu asesor de clase--, dijo amablemente.

--Bien, yo me retiró. Que pase un buen día, amo--, se despide Will, para retirarse.

--Cual es tu nombre?-- Preguntó el profesor.

--Estéfano Cosío--, dije temeroso por mi apellido.

--Mmm... Con que Cosío, eh?-- dijo, para comenzar a caminar.

No dijo nada más durante el trayecto al aula.

Los Fantasmas De Toda Una Vida ( Yaoi/Gay )¡Lee esta historia GRATIS!