25

107 5 1

Unos labios se presionaron contra pos suyos, despertándola. Abrió sus ojos y se topó con Zayn. Lo besó con suavidad y luego lo rodeó con todas sus extremidades mientras sonreía.
-¿Se enfermó mi novia?-preguntó el moreno.- Mi amor, ¿cuándo vas a dejar de enfermarte?
Se sentó con ella encima y le acarició las mejillas.
-La fiebre está subiendo. Tuve que llamar a un doctor, princesa. -dijo Liam.
Jamie asintió con suavidad y volvió a cerrar sus ojos sobre el pecho de Zayn. El moreno la acunó y le besó las mejillas repetidas veces.
Al rato, llegó el médico y ella aún dormía.
-Tiene las defensas muy bajas.-dijo.- Creo que tendrían que sostenerle el antibiótico.
Les dio la receta y se fue. Liam se metió en la cocina con sus padres.
-No va a querer tomarlo.-dijo.
-Tiene que hacerlo. Es para su salud.
-Me preguntó si iba a morirse.-dijo de golpe y sus padres callaron.- Al menos dejenla hasta que volvamos en tres días. Son solo tres días.
Ambos estuvieron de acuerdo.
-Zayn.-la escucharon reír.-Sos un tonto.
-Me amas.-dijo él.
-Te amo.-concordó ella y lo besó al tiempo que todos volvían a la sala.
Liam se dejó caer junto a ellos y los miró.
-Si no fuera su cumpleaños, te mataría por el simple hecho de ver donde está tu mano.-dijo y Jamie sacó la mano de Zayn de su trasero. Lo rodeó con ambos brazos y le besó la mejilla.
-Tu hermano no me deja vivir.-se quejó el moreno.
-Ella sacó tu mano.
Jamie lo miró y alzó una ceja. Tomó nuevamente la mano de Zayn y la colocó donde estaba, él la empujó hacia su cuerpo, descubriendo lo que estaba haciendo y rió contra su cuello.
-Ya entendí.-dijo Liam, sacando la mano de Zayn y sentándola a ella sobre el sofá.- Dejala.
-Es mi novia.-dijo Zayn y la besó.
-Es mi hermana.-dijo Liam.
-Soy Jamie.-rió ella ante la confrontación de los dos chicos.
-Jamie es de papá. -dijo Geoff y la tomó en brazos.
-Hola, papi.-dijo ella y él le sonrió.
-Creo que es hora de ir a la cama, tapadita. Vamos a ver como bajar esa fiebre.
-¿Pueden venir?-preguntó señalando a Liam y a Zayn.
-No. Si no dejan de pelear, no.
-Ya no peleamos.-dijo Liam levantando sus manos. -¿Ves? Vení acá, cuñado.
Ambos se abrazaron y Jamie rió suavemente para luego dejar que su cabeza descanse en el hombro de Geoff.
-¿Tenes sueño? -preguntó y ella asintió. Su hermano la miró preocupado y todos subieron.
Jamie se metió bajo las sábanas y se apresuró a meter ambas manos bajo la almohada.
-Voy a traer unos paños húmedos. -dijo Geoff.
-Amor...-susurró Zayn.
Pero los ojos de Jamie estaban cerrados y ella no lo oía. Liam la sacudió por el hombro y ella los entreabrió. Su hermano soltó el aire contenido y le acarició la mejilla una y otra vez mientras ella volvía a dormirse.
Esa noche partieron nuevamente para el pueblo. Creían que era mejor tenerla en casa, cuidarla ahí y empezar con los antibióticos.
-Nunca le había durado tanto la fiebre.-dijo Liam, quien la llevaba en brazos.- Y está muy cansada. Yo no estoy seguro que sean solo sus defensas bajas.
-Estás asustando a tu mamá. -dijo Geoff.
Zayn le tomó la mano a la chica y siguió jugando con sus dedos en silencio. Liam lo miró  con tristeza y la pasó a sus brazos.
-Hola. -murmuró ella, despertando.
-Hola, mi amor.-dijo Zayn y la besó.
-¿Tenes comida?
-Si.-rió él y rebuscó en su mochila. Sacó unos sándwiches y se los dio.
-¿Tenías hambre?-preguntó Liam al ver que se los había terminado.
-Mucha.-dijo ella.-¿Ya volvemos a casa?
-Si. Me acordé que estoy jodido en química y mañana tengo prueba.-dijo Liam haciendo una mueca.
-Ups.-dijo ella y Liam rió, mirándola.- Yo tengo prueba de historia.
-Cabecita de novia.-rió él.- ¿Necesitas ayuda?
-No lo sé. Creo que si.
Zayn rió y le besó la mejilla para luego ajustar sus brazos alrededor de ella.
-Puede que no vayas a esa prueba.-dijo Geoff tras un suspiro.-Me parece que alguien va a quedarse en casa unos días.
-Yo me siento mejor.-dijo Jamie.
-Vos mentís fatal.-acotó Liam.- Quedate en casa, princesa.
Ella no dijo nada, fijó su mirada en la ventana a la vez que jugaba con los dedos de Zayn. Él cerró la mano en un puño y ella lo miró haciendo puchero. El moreno tomó la mano de ella y deslizó un anillo por su dedo.
-Feliz cumpleaños, mi amor. -murmuró en su oído.
Ella notó que en la mano de él también había uno. Su novio le mostró el grabado, en que se podía ver una pregunta: ¿Qué es el amor?


1+1Read this story for FREE!