12

115 5 0

-Soy Harry. -dijo el chico de los ojos verdes.- Cuido a Jesy.
-Soy...
-Ella es Jamie.-dijo Jesy con una sonrisa que indicaba que algo había surcado su mente.- Es mi niñera. Vamos a dibujar juntas.
-¿Puedo dibujar con ustedes?-preguntó Harry.  Jesy asintió efusivamente.
Jamie repartió las cosas y se sentó junto a Jesy, dejando a Harry sentado en el piso. Este le sonrió en modo de agradecimiento y Jesy rió.
-¿De qué se ríe la brujita?-preguntó Jamie.
-Nada.
Los tres empezaron a dibujar y, al dar las seis y media, Jesy quiso ver todos los dibujos.
-No soy una gran dibujante.-rió Jamie.
-Harry te dibujó a vos.-dijo ella.- Él dibuja muy bien.
Jamie lo miró y él apartó la vista mientras Jesy mostraba el dibujo.
-Creo que es hora de ir adentro.-dijo Jamie, llevándola.- A darse un baño antes de que llegue tu mamá.
-Me divertí hoy.-dijo ella.- Pensé que ibas a ser como las demás. Mamá paga mucho y...
-Yo no quiero paga.-dijo ella.- Solo vine a cuidarte.
-¿Vas a volver?
-¿Vos queres que vuelva?
-Si. Es divertido estar con vos.
Jamie la bañó entre risas y luego la dejó dormir un poco.
-¿Vas a volver?-preguntó Harry, acercándose más de lo que ella quisiera.
-Voy a volver por ella.
-Jamie...
-No. Amo a Zayn.
-Pero me queres. Al menos dejame saber eso.
-Harry, -susurró ella, poniendo su mano sobre el pecho de él. Sonó la bocina.- tengo que irme. Es mi hermano.
-Andate con Zayn.-dijo enojado y le pegó a la pared, pasando su puño a centímetros de la cara de ella. Los ojos de Jamie se abrieron, aterrados y él recapacitó en lo que acababa de hacer.- Jamie, yo...
-Tengo que irme.-dijo ella.- Voy a ir a despedirme de Jesy.
-No iba a lastimarte. -dijo él.
-No sería la primera vez.-dijo ella y subió con paso rápido.- Adiós, princesita. Nos vemos mañana.
-Gracias.-susurró.- Nos vemos mañana.
Le besó la frente y bajó, esquivando a Harry.
-Hola, amor.-dijo Zayn al verla. Ella se paró de puntitas y lo besó con suavidad.- ¿Vamos a casa?
-Si. Hoy tenemos nuestra cita.
-Suena bien.-dijo él tomándola de la cintura y pegándola a su cuerpo para volver a besarla. Liam tocó la bocina.- Ya entendí.
-Hola, Liam.-dijo ella y subió al auto, para luego besar su mejilla.-Gracias por traerme.
-Sabía que iba a gustarte.-dijo él.
Jamie miró por la ventana durante el trayecto hacia la casa. Zayn la rodeó con sus brazos.
-Liam va a dejarnos en el pueblo hoy.-dijo el moreno.- Va a salir con los chicos entonces nos deja allá. ¿Está bien?
-Claro que si, amor.-dijo ella.- Está bien.
-Te lo dije.-canturreó Liam.
Al bajar en la casa, ella subió a darse un baño y a cambiarse.
-¿Jamie?-llamó Liam.
-Pasá. ¿Me ayudas?
Liam se quedó prendido de ella. La falda de un tono suave cortaba unos dedos sobre la rodilla y dejaba a la vista dos piernas delgadas y hermosas. El cabello castaño estaba echado a un lado mientras sus deditos de estiraban intentando ajustar el vestido en su parte superior. Se aproximó y subió el cierre. Acomodó la cadena en su cuello y volvió a poner el cabello en su lugar. Este brillaba sobre la tela blanca que constituía la parte superior del vestido y le caía sobre los hombros, acentuado el tono blanco de su piel. La miró unos largos instantes y acarició el tatuaje sobre su clavícula. Cory.
-Estás hermosa.-dijo al fin y ella le sonrió con ternura para luego abrazarlo con fuerza.
-Gracias.-susurró y Liam la estrechó contra él. Se le antojaba pequeña, diminuta y ya no sabía si quería apartarse de ella en ese momento.-Te amo.
-Es una palabra muy fuerte.-dijo él y fue como si la oyera por primera vez. Jamie lo miró y él pudo ver ese brillo travieso en sus ojos.
-Lo sé. Te amo.
-Yo te amo también. -dijo y besó su frente.- Te amo mucho.
-¿Cómo se puede amar poco?
-No lo sé. Solo sé que te amo mucho.
-Por algo somos hermanos.-dijo ella y le tomó ambas manos.- ¿Vamos?
-Vamos, princesa.
Al avanzar por el pasillo con ella tomada del brazo, tuvo una sensación que no podía descifrar, no hasta que bajaron la escaleras y Zayn estiró su mano hacia ella. ¿Así se sentiría cuando ella se casara y se fuera? ¿Así se alejaría de su lado y lo abandonaría? ¿Así de hermosa estaría? ¿Sus ojos brillarían del mismo modo?
-Estás preciosa.-dijo Zayn.
Liam se sentía aturdido, abrumado, perdido en el recuerdo de algo que aún no pasaba pero parecía haberlo hecho.
Salieron de la casa y pasaron por Louis y Niall. Dejaron a Jamie y a Zayn en un restaurante y los vieron ingresar en él.
-¿Estás bien, hermano? -preguntó Niall.
-No lo sé. -respondió sin apartar sus ojos de un camino que  no miraba.


1+1Read this story for FREE!