Capítulo 5.

2.9K 271 27

Hinata hizo espacio a la lengua de Kageyama al abrir un poco más sus labios y sintió el tacto de su mano por debajo de su camiseta. De repente sintió un escalofrío recorrer todo su cuerpo cuando Kageyama presionó levemente uno de sus pezones.

-¡N-ngh!-jadeó y se separó por un momento de los labios de su novio mientras este retiraba la camiseta.-P-para..estamos en un baño público..-susurró.

-No quieres que me detenga.-sonrió y comenzó a lamer uno de ellos.

-S-si quiero-presionó sus labios tratando de contener el placer que estaba sintiendo allí. De pronto Kageyama mordió y succionó su pezón mientras que con su mano derecha rozó el otro.

-¡Ah!-gimió leve y tapó su boca rápidamente al percatarse de que esa extraña voz había salido de él.

Kageyama sonrió al saber que ese gemido había sido provocado por él y al bajar su vista vio una creciente erección del pelirojo. Llevó una de sus manos hacia esta y comenzó a frotarla.

-D-detente..-jadeó y tiró su cabeza hacia atrás por el placer que estaba otorgándole su querido novio.

-¿Seguro?-bajó sus pantalones y los lindos bóxers rojos de Hinata robaron toda su atención.-¿No quieres que me ocupe de este pequeño problema?-susurró cerca del oído de Hinata.

-Sí..-soltó un suspiro y cerró un poco sus piernas por el dolor que estaba causándole.-Hazlo ya, por favor..-dijo y se sonrojó.

-Como desees-sonrió y depositó un tierno beso en sus labios.

Luego, se arrodilló y dirigió su vista hacia Hinata quien estaba con la respiración agitada y totalmente sonrojado por la situación que estaba pasando ahora mismo. Tomó la cinta de los bóxers en sus manos y cuando estaba apunto de bajarlos,

-¡Mamá! ¡Quiero ir al baño!-se escuchó la voz de un niño afuera.

Ambos abrieron los ojos tal cual platos y Kageyama se apresuró para cargar a Hinata y encerrarse con él en uno de los baños.

-¡T-te lo dije!-susurró el pelirrojo.

-"Oh, Kageyama..hazlo ya, por favor"-imitó con una voz más aguda y rió bajito.

-¡No lo he dicho así!-dijo en voz alta mientras se sonrojaba.

Luego de que el pequeño niño y su madre se retiraran del baño, ambos salieron.

-Ya, devuélveme mis pantalones.

-Sigue ahí..-rió y miró su creciente erección.

-¡NO MIRES!-dijo en voz alta mientras se sonrojaba y le quitó los pantalones que llevaba en su mano.

-Eres tan tierno-sonrió y lo abrazó por detrás.

-Deja eso para después.-suspiró mientras se los ponía.-Vamos, la película seguramente ya terminó y creo que es tarde.

-Hinata, ¿estás enfadado?-preguntó y tomó su mano-Lo siento.

-¿Por qué debería estar enfadado?-dijo confuso y observó sus manos.

-Eh...quizás porque no me detuve cuando me dijiste que lo hiciera y no te gustó.

-¿Eh? Creo que fue todo lo contrario.-dijo mirando hacia abajo.

-¿En serio?-sonrió y alzó sus cejas.

-Idiota.

Ambos se retiraron del cine y fueron caminando hacia la casa de Kageyama, la cual quedaba a unas cinco cuadras mas o menos. Cuando finalmente llegaron, su celular comenzó a sonar. Al parecer, un mensaje.

"Cafetería" - Haikyuu!! (Kagehina) [Pausada]¡Lee esta historia GRATIS!