5. Un cráter es jalado por su hermana.

222 19 6

POV Aqua:

Mientras este chico, Carter, se fue a traer una manzana, me dediqué a ver qué otras cosas Hera me había mandado. Había una libreta.

No tenía ni idea de cómo ni por qué, pero me embargó un deseo de escribir algo en aquella libreta. La agarré y vi que contenía un lapicero dentro. Solo había una forma de evitar que Hera me quite la memoria. Escribiendo todo lo que sabía en esa libreta. Estoy segura que ella no me la dio para eso, tal vez para otra cosa.

Empecé a escribir la historia de mi vida en griego antiguo:

<< Capítulo 1: Mi hermano me borra de su súper-historia y deja de estar tan Forever Alone.

Hola... Mi  nombre es Aqua (aunque la gente me sigue llamando Agua, advertencia: si me dices así confía en que te caerá toda el Agua del Pacífico en el próximo tsunami que vivas.) McCartney (sí cómo el tío de The Beatles)...>>

Luego alguien abrió la puerta de la nada. Era Carter.

-Bien, ¿con qué empezaremos? -pregunté.

-No sé -dijo viendo el librero de mi habitación.

Me paré y elegí un libro al azar con pasta roja.

-Este -dije.

-Ehmmm, este es En llamas, Aqua.

- ¿Y qué hay de malo?

- Lo más normal sería leer el primer libro de la trilogía -dijo-. A menos que quieras un montón de spoilers -agregó.

-Ah, bueno. Está bien -dije, y me acolché.

-Los Juegos del Hambre, por Suzanne Collins. Primera parte: Los tributos. Capítulo 1:

<<Cuando me despierto, el otro lado de la cama está frío. Estiro mis dedos buscando el calor de Prim...>>*

Y así se la pasa toda la noche, leyendo el libro. A veces me pregunto, ¿cómo hubiera sido tener a alguien que me lea? Mi madre nunca me leyó (Aunque creo que una vez me leyó el libro de los Bichitos Curiosos, pero no cuenta porque me quedé dormida.) y mi padre era un dios. Mi padrastro no pudo porque lo conocí cuando tenía 13 y no se vería muy normal. Pero hey, mírenme aquí, un chico al que se supone que tendría que enamorar está leyéndome un libro.

Si alguna vez él se logra enamorar de mí lo lamentaría mucho... no tendría la valentía o el coraje para decirle que no lo amaba y que todo fue el plan de una diosa. Me apenaba esto. Que no pueda ser normal.

Odio a Hera.

Cuando menos me di cuenta... pum... me había quedado dormida. Sólo recuerdo haber escuchado un poco de palabras más después del capítulo 4.

La mañana siguiente desperté con un Carter babeando a mis pies con el libro de Los Juegos del Hambre doblado en su mano derecha.

- ¿Carter? -pregunté y sacudí mis pies.

- ¿Qué...? -empezó.

-Levántate. Es de día.

-Carter... oh, Carter, ¿dónde está  mi querido intento de hermano? -llamaba Sadie por el pasadizo.

Vi una sombra detrás de mi puerta y cuando la abrió:

- ¿Aqua has visto a...? Ohhhh. Disculpen -dijo.

- ¿Qué? -pregunté sonrojada.

-Nada -dijo y agarró a su hermano de la oreja y se lo llevó. Pobre oreja. Estaba roja. Lo jaló hasta el pasadizo y cerró la puerta pensando que no podría escucharlos.

- ¿Qué estabas haciendo en el cuarto de Aqua, violándola acaso?

- ¿Qué? No.

- ¿No era que te gustaba Zia?

¿Zia? ¿Quién será esta chica? Ah, pfff, su novia.

-Bueno... sí.

- ¿Entonces...?

-Aqua es sólo una amiga.

-Ajá. ¿Entonces qué hacías con ella?

-Sólo estaba leyéndole un libro. ¡Por Ra, Sadie!, me duele la oreja.

- ¿Acaso ella no puede leer un libro por su cuenta?

- Tiene dislexia.

Ella guardó un silencio y después:

-Sí... ¿y que tiene que ver eso?

-Es la dificultad en la lectura que imposibilita su comprensión correcta ya que...

-En inglés, por favor, Wikipedia.

- No puede leer -dijo Carter.

- ¿Y le crees? Hace un rato hablabas con ella de Harry Popó-tter

-Es que se esforzó porque...

- ¿Y le crees?

Parecía que Carter estaba dudando, pero dijo:

-Sí.

...............................................................................

*Estracto de Los Juegos del Hambre.

Griegos y... ¿egipcios?¡Lee esta historia GRATIS!