-¿Que? ¿Como?-. Pregunte desesperada.

-El profesor Dumbledore me lo informó, dijo que era necesario que supiera si ibas  a estar aquí varias veces en el futuro.-. Comento risueña.

-El profesor Dumbledore, siempre sabe que hacer.-dije suspirando.

•••

Ese día había ido a conocer a Hagrid y me trato de la mejor manera, estaba enamorada de Fang, porque ¡Dios! Era divino.
Harry estaba a punto de decirle de la voz pero después Hagrid saco un tema poco agradable al oído y preferimos guardarnolo.
Nos fuimos de ahí, y regresamos al castillo.

-¿Quieres ir al lago?-. Le pregunte a Harry. Solo estaba con el.

-No, lo siento tengo que cumplir el castigo con Lockhart.- bufo Harry irritado.

-Oh si, el auto invisible ¿cierto?.-  mencione recordando.- ¿y le reclamaste a Dobby?-. Dije sin pensar.
Hoy la e cagado olímpicamente.

-No , yo... Espera espera espera, ¿como sabes de lo del auto? Y ademas ¿que tiene que ver Dobby en todo esto?-.Dijo retandome.

-Ya sabes... Debe ser la confusión, y todo eso. No puedes culparme vengo de la enfermería.- parlotee nerviosa.- Te veo en un rato ¿okey?.

-No Evanorah, espera espe...-. No escuche, ya que me eche a correr como nunca en la vida.

En el camino me encontré al Profesor Dumbledore.

-Profesor-.

-¿Como sigues Evanorah?-.preguntó amable.

-Mejor profesor, quería pedirle disculpas por mi huida dramática, es solo que de repente entre en pánico y no por mi profesor si no mas bien, por mi familia. No puedo dejar de pensar que si algo les pasa será por mi culpa

-No debes preocuparte querida, estas bajo mi cuidado y no lo creerás pero Severus también se ofreció a protegerte. Ademas estas aquí en Hogwarts, no hay lugar mas seguro.- Si claro, Peter Pettigrew duerme junto a Ron, el profesor Quirrell tenia a Voldemort en la cabeza, y nos dará clases un hombre lobo para el cual años atrás plantaron un árbol violento. ¡Si, super seguro!.

-Me sorprende lo que pasa en tu cabeza, es realmente interesante y aterrador que conozcas cada detalle.- Dijo curioso. Nota mental: no dejar que Dumbledore me lea la mente.- Pero te aseguro que a pesar de eso tu estarás a salvo y tu familia mucho mas si sigue en el mundo en el que vive.

-Lo siento por mis pensamientos, y gracias por darme toda la confianza que necesito.

-No lo agradezcas, eres una de las personas mas valiosas que a entrado en esta institución, y déjame decirte que te tengo cierto cariño. Me recuerdas a alguien.- mencionó melancólico.

-Ariana, su hermana ¿no es asi?-. Pregunte triste de pensar en la manera que sufre.

-Si Evanorah, por eso debo protegerte, no quiero que mas gente que me importa sea dañada a causa mía.- dijo mirando hacia abajo.

-Debe estar tranquilo profesor, todo saldrá bien.- le dije tratando de suavizar el ambiente.

-Estoy seguro que si,...necesitas comer, te autorizo que vallas y le pidas algo a los elfos.-

-Gracias profesor, enserio me muero de hambre. Lo vere despues.

-Entonces hasta luego Evanorah.- dijo dándose la vuelta igual que yo.

-Ah y profesor lo olvidaba, es indispensable que tenga un caldero lleno de zumo de mandragoras.¡URGENTE!-. Y ahora si seguí con mi camino.

Cuando por fin llegue al gran comedor, ya las personas se estaban levantando y entre esas vi a Hermione y Ron.

Una Simple Muggle {EN EDICION} #NGW¡Lee esta historia GRATIS!