Capítulo veintiséis

3.4K 338 121

VIVA EL PORNO GAY PORQUE SÍ, Y PORQUE YO LO DIGO.

Hace mucho tiempo que Niall se encontraba sólo, un poco-demasiado borracho. Lo que Harry había dicho antes de dejar la cabaña era totalmente cierto; sólo un vaso de ese tipo de alcohol te ponía borracho, y digamos que el rubio había decidido tomar tres de ellos, dejándolo en el lugar donde estaba.

Niall reía a carcajadas, sin embargo, no tenía ni idea porqué. Se encontraba sentado en el pequeño sofá de la sala de estar, riendo por lo que una mosca hacía en frente suyo. No pensó que estaba loco, aunque parecía uno. Se dio cuenta de que las luces de la cabaña se prendían, y no pudo evitar soltar un grito de emoción.

Si las luces se habían prendido, significaba que Harry había terminado de ver el problema, ¿no? Lo que daba por resultado que el castaño aparecería en la cabaña.

El rubio se levantó del sillón, apagando cada una de las luces y esperando detrás de la puerta de entrada. No supo cuando esperó, pero estaba seguro de que fue mucho tiempo, tanto que casi se queda dormido si no fuera porque percibió el auto de Harry estacionarse fuera del lugar. Dio un pequeño salto, y soltó una risa antes de que la puerta fuera abierta por su novio, quien observó la cabaña un poco asustado al encontrar todo apagado.

"¿Niall? ¿Estás aquí?" Preguntó, adentrándose al sitio y cerrando la puerta detrás de él.

"¡Aquí estoy!" Gritó el irlandés, saltando a la espalda de su novio.

Harry dejó salir un grito demasiado femenino para su gusto, y tapó sus ojos con las manos, asimilando lo que había pasado.

"Joder, Niall, me asusté..." Reguló su respiración.

Niall rió en su oído, y se bajó de su espalda para así girarse y quedar en frente del rizado. 

"¿Por qué está todo...?"

El rubio decidió ignorar lo que Harry decía, hipnotizado por el movimiento de sus labios al hablar y por la cercanía de sus cuerpos. Sonrió sin poder evitarlo, y se acercó lo suficiente para juntar sus labios, poniendo sus manos detrás del cuello del castaño.

Harry intentó seguir el beso que Niall le estaba dando, pero no se sentía como los que normalmente se daban. El sabor a fresa se había ido, y había sido reemplazado por un gusto extraño a alcohol. Se separó casi de inmediato y buscó los ojos azules que tanto había visto ese último tiempo, encontrándose con un azul mucho más fuerte del que ya conocía.

"¿Bebiste, Niall?" Preguntó.

"Si te digo que sí, ¿me castigarías?" 

El rizado rió sin comprender lo que su novio le decía.

"¿Qué?" No se esforzó en ocultar su confusión.

"Ya sabes" Niall mordió su labio y bajó una de sus manos por el torso de Harry "Podríamos ir a la habitación y hacer cosas bonitas..."

Harry sonrió, todavía sin saber el porqué de la actitud del rubio. Pero luego se dio un golpe mental por ser tan estúpido, al comprender que Niall había tomado, y que siempre se ponía un poco más caliente de lo normal.

"No, Niall. No haremos nada" Se negó, y quitó los brazos del irlandés de su cuerpo, para después comenzar a caminar hasta su dormitorio.

Niall hizo una mueca de disgusto, mirando la espalda de Harry desaparecer en la puerta de la habitación. Pero inmediatamente sonrió, y empezó a quitarse los zapatos que se había puesto esa mañana. 

Caminó decidido hasta la puerta de su dormitorio, topándose con la linda espalda desnuda del castaño. Después se adelantó unos pasos y le dio la vuelta al cuerpo de Harry, recibiendo una mirada aturdida por parte de él. No esperó mucho tiempo más, y juntó los labios del rizado, para después separarse y usar toda su fuerza en tirarlo a la cama.

Feminine [NARRY, AU]¡Lee esta historia GRATIS!