Los dos vinieron a mi de manera sorpresiva, y me abrazaron. Tenia unas inmensas ganas de llorar pero no lo haría.

-Eso es increíble, no hay ninguna razón para no hablarte.- confirmo George en mi oído izquierdo.

-Ademas, serás la favorita de mi padre.- agregó Fred a mi derecha.

-Gracias, por un momento pensé que se alejarían.- suspire separándonos.

-Claro que no, somos amigos y no importa que sangre tengas.- dijo George.

-No somos como las serpientes.- repuso Fred.

-Muchísimas gracias chicos, jamas tuve tan buenos amigos.- dije casi con la lagrima.- entonces hay que abrir este bebe.- mencione sentándome en el sillón y tomando el mapa entre mis manos.

-Si que me muero de la emoción.- Me acompañó Fred. Y su gemelo lo siguió.

-Aquí lo que debemos hacer , en todo caso ustedes que si tienen magia. Tienen que decir con su varita: "Juro solemnemente que mis intenciones no son buenas" ¿entendido?-.

-Captamos.- confirmaron.

-¿Quien lo hace?

-Yo.- se apunto Fred.

Fred hizo el hechizo tal y como lo dije. Y el mapa nos dio la bienvenida mencionando los apodos de los merodeadores. Al abrirlo era de las cosas mas fantásticas que había visto, años soñando con esto y ahora realmente me esta pasando. En estos momentos esta por darme el patatús.

-Esto es lo mas grandioso de la vida Eve-. Dijo George volteándome a ver. Por supuesto que me dio vergüenza y mejor retire mi mirada.

-Eres increíble Evanorah la mejor amiga de todos los tiempos.-dijo robándome un beso fugoso.
Nah...tampoco es cierto, solo fue en el cachete y no sabia como reaccionar, simplemente se me trabo la lengua y pude decir un simple "gracias".

-Oyeee.- replicó George.- No es justo.

-Lo siento hermano, fue la emoción.

-¿Oigan que fue eso?-. Pregunte confusa.

-Ah..es solo mmm...nada-. Balbuceo George.

-Que no me entere que soy una apuesta porque la que les va a dejar de hablar soy yo.- dije molesta.

-No lo eres. Ah... Es solo que George tiene una pequeña atracción  contigo. Pero no es nada grave ¿cierto George?-. No sabia reaccionar ante esta incomoda situación, solo pude voltear y ver a George del color de su cabello.

-¿Eso es cierto?-. Dije refiriéndome a el.

-Si, bueno cuando llegaste, me pareciste muy linda, pero somos amigos. Ya se me pasara.- Dijo nervioso.

-No te preocupes, solo es raro para mi, porque jamas fui para los hombres...como decirlo; mujer-.dije un poco incomoda.

-Pero tu eres una chica muy hermosa, la verdad es que no se que tenían en la cabeza esos mequetrefes-. Dice Fred. Ow lindura.

-Gracias Fred.- me atreví a darle un abrazo.

-Genial ¿no? El te roba un beso y aparte le das un abrazo.-dijo haciendo pucheros.

-Hay ya no seas chillón.- haré algo que no imagine hacer por mis propios méritos, pero si esto es un sueño me despertare arrepentida de no haberme atrevido .- Te daré un besito si prometes olvidarte de la atracción.

-¿Solo un besito?-. Dijo mirando por en medio de el espacio que había entre su dedo anular y el gordito. Que no ve que estoy ya lo suficientemente nerviosa, porque seria mi primer beso y que ademas no quería parecer una ofrecida. (Aunque por otra parte no es como que la idea de besarlo sea desagradable) Y todavía quiere mas.

Una Simple Muggle {EN EDICION} #NGW¡Lee esta historia GRATIS!