Capitulo 2

64.2K 2.6K 241
                                    

Desperté. Trataba de recordar lo último que mis ojos habían contemplado. De recordar lo que había ocurrido.
'Parece que mis mareos desaparecieron, pensé para mis adentros. Tenía el extraño presentimiento, de haber experimentado algo, antes de despertar. De haber experimentado algo, antes de entrar en cordura y razón. Mas, ¿Cómo era eso posible? Observe a mi alrededor, y para mi sorpresa, me encontraba en la biblioteca. ¿Qué hago aquí?, pensé, tratando de encontrar una respuesta. Había despertado en la biblioteca de la escuela sin saber cómo había llegado hasta ahí.
¿Qué ha ocurrido realmente?
Algo andaba mal.
Mientras seguía pensando, trate de dirigirme hacia donde se encontraba la fiesta de graduación. Una incómoda sensación despertó, al observar mi vestido, que se encontraba impregnado, impregnado de un acuoso liquido rojizo. impregnado. Impregnado de sangre.
¿Qué demonios?.. ¿Qué es esto?..
Ahora estaba más confundida de lo que me encontraba.
Mientras las penumbras invadían el solitario entorno, percibí un sollozo, a consiguiente, de un siniestro alarido resonando, al fondo de la biblioteca, que me dejo completamente atónita.
No estaba sola. Alguien se encontraba conmigo.
—¿Quien anda ahí?— exclamé titubeante.
—¡Loren!..— era Tony, ¿por qué se encontraba al fondo de la biblioteca?, ¿por qué su voz se escuchaba diferente?, todo esto era extraño.
Tony se encontraba al fondo de la biblioteca, vociferando, lanzando desgarradores gemidos. Su voz se percibía gélida, y vacía. Todos aquellos alaridos, provenían de un alma que se encontraba sufriendo. Tony se encontraba sufriendo.
'¿Qué está ocurriendo?', pensé, mientras mi corazón se aceleraba de una manera inimaginable.
—¿Tony?.. ¿dónde estás? — pregunte con tremenda inquietud. Merodeaba lentamente en cada espacio que formaban las repisas de los libros, mientras mi alma se estremecía con pavor e insolencia. Solo tenía un único objetivo en aquel horripilante momento; encontrar a Tony, en medio de las penumbras de la biblioteca.
Seguía en estado de amnesia, sin saber absolutamente nada. Mi mente cavilaba ferozmente, tratando de encontrar explicaciones y recuerdos, mas me era imposible.
¿Por qué Tony se encuentra vociferando de manera grotesca en la biblioteca?..
¿Por qué no recuerdo absolutamente nada?..

Las mismas preguntas turbaban en mi mente, una y otra vez, en cada respirar.
Finalmente, lo encontré y al mirarlo, supe que algo verdaderamente andaba mal. Muy mal. Tony se hallaba tirado, en el suelo de aquella biblioteca. Un cuchillo atravesaba su pecho, mientras la sangre escurría sobre su cuerpo. Mientras la sangre inundaba cada extremidad de sí, y su rostro comenzaba a perderse de la realidad. Y fue ahí cuando supe lo que se encontraba ocurriendo. Fue ahí cuando supe. Cuando supe que mi vida había cambiado por completo. Fue ahí cuando supe. Cuando supe que la vida de Tony había cambiado por completo. Cuando supe que mi amado Tony se encontraba muriendo.
Sus respiraciones cada vez se dificultaban más, mientras que su distorsionado rostro afirmaba aquel desasosiego que comenzaba a arrastrar su cuerpo hacia un último aliento de vida. Arrastrar su cuerpo hacia la muerte.
Me dirigí rápidamente hacia él. Vi como el dolor mismo era su rostro, cubierto de pavor y lágrimas. Cubierto de miedo y tristeza. Entonces, le pregunte con voz entrecortada:
—¿Qué ocurrió Tony?
Su dificultad para hablar era de manera exagerada. El miedo penetraba en mis entrañas y no dejaba de preguntarme lo mismo en cada azorado pensamiento.
Tony me miró fijamente, y entre sollozos dijo:
—Loren.. ¿Porque clavaste el cuchillo sobre mi pecho?, ¿por qué acabas de arrebatarme la vida?
Mi vida se desmorono en el vacío.
Las palabras de Tony atizaron fuertemente contra mi alma. La forma y la falta de sensibilidad en la que él había expresado tal falsa afirmación, destruyeron mi corazón por completo. Quedé sin habla y mirando fijamente a Tony, comencé a sollozar.
Mi confusión era enorme... ¿Porque Tony afirma que yo he clavado el cuchillo sobre su pecho? Esto no tiene sentido.
Apenas podía recordar lo que había sucedido.
Con tremenda confusión abrí mi boca para hablar, mas me era imposible. Solo titubee, dejando que la impresión del momento, me dominara. Simplemente, las palabras no podían salir de mi boca. —Tony, ¡Tony! ¡No me dejes!— exclamé, al ver como los bellos ojos azules de Tony, comenzaban a apagarse.
A quedarse sin vida.
Su pálido rostro se ladeo hacia la parte superior del suelo, mientras que su último respiro, finalizo en medio de un largo suspirar.
Él había muerto. Tony había muerto.
Di un gran alarido. Con la soledad carcomiendo mi ser, tome la mano de Tony.
Mis ojos apenas podían ver, pues las lágrimas me nublaban la vista. De un momento a otro, sentí la textura de una pequeña hoja de papel, que yacía sobre su mano.
Confundida, pillé la nota de la mano del cadáver, y estremeciéndome la leí.

Una oscura realidad Donde viven las historias. Descúbrelo ahora