Capítulo Veintinueve: Una Ardilla molesta y una amenza.

975 40 0


Narra Tyler

-Que carita, Ty- me dice Nat.

-Cállate y sigue acomodando los discos- le digo y le doy otra caja de discos.

-Ty, te conozco muy bien, sé que estas más que enojado- me dice mientras acomoda los discos.

-Nataly, solo cállate y has tu trabajo, que para eso te contrate- le ordeno.

-Claro, jefe- me dice y sigue con lo suyo.

Saco mi celular y marco el número de Jules. Suena y suena y suena pero solo me manda a buzón.

-Ahora no puedo contestarte, pero deja tu mensaje y prometo llamarte

-Jules, necesitamos hablar, lamento como me comporte, llámame cuando escuches esto, te quiero.

Cuelgo luego de dejarle el mensaje, guardo nuevamente mi celular en mis vaqueros y continúo haciendo el inventario.

-Te portaste como todo un cabron con ella y esperas que te llame, eso no es bueno- canturrea Nat.

-¡Cállate la puta boca, ardilla!- le grito y azoto la libreta en el escritorio.

-Wow. Sí que te pone de malas- me dice.

-Haz tu trabajo y ya, empleada- le digo.

-Pondré música, porque tú y tu maldito humor arruinan mi día- dice y pone música.

Voy a la bodega y comienzo a checar que todo esté en su lugar. Mi celular comienza a sonar, lo saco y contesto sin ver quién es.

Llamada telefónica

-Hola- contesto.

-Joven Tyler, soy Ben- me dice mi guardaespaldas.

-¿Qué necesitas, Ben?- pregunto y jalo un banco para sentarme.

-Usted me dijo que no utilizara la violencia contra los demás, pero hay un auto que lleva todo el día siguiéndolo- me dice.

-¿Y por qué me lo informas hasta ahora?- pregunto enojado.

-Porque acaba de iniciar mi turno, señor- contesta.

-Ffff. Está bien, hazme el favor de investigar quien carajos es quien me está siguiendo y me informas inmediatamente- le ordeno y cuelgo.

Fin de llamada telefónica

-Guapo, está aquí Johny- Nat toca la puerta de la bodega.

-Dile que ya voy- le digo.

-Sí, señor.

Me levanto, arreglo mi camisa y salgo. Me encuentro con Johny y Sussan.

-Hola, Ty- me saluda Sussan.

-Sussan, Johny- los saludo.

-¿Tienes plan para este fin?- me pregunta Johny.

-Pues la tienda abre hasta el lunes, así que quería quedarme a organizar todo- le contesto.

-Nada de eso, olvídalo. Mi papi me dio las llaves de la cabaña que tenemos en la playa e iras con nosotros al igual que Nat- dice Sussan con su tono de niña consentida.

-No creo que sea una buena idea, Ardilla y yo tenemos que trabajar- le digo y cargo otra de las cajas de discos para acomodar.

-Hermano, dense un descanso, vayamos a la playa- me dice Johny.

-Hable con tu mami y ya hizo tu maleta, así que deja eso cierren todo bien y vámonos- me dice Sussan y yo pongo los ojos en blanco.

Esta chica me va a sacar canas verdes del enojo.

Enamorada del chico maloDonde viven las historias. Descúbrelo ahora