Capitulo 2 - Secrets

30 1 0
                                                  

La luz del sol se filtro entre las rejillas de la persiana blanca, el ojiazul talló sus ojos después de la pequeña siesta, su reloj a su lado marcaba las 12:00, la hora en la que siempre, o al menos usualmente despertaba, se levantó a cepillar sus dientes y tomar una pequeña ducha, al sentir las gotas de agua tibia caer como un fino roció en la primavera, se sintió liberado, de alguna extraña manera solo lograba pensar en su futuro, algo que usualmente el prefería evadir. Se colocó su chaqueta, pantalón negro y se preparó para otro día, usualmente solía tener trabajo de corto plazo en establecimientos de comida o cualquier cosa en realidad, pero, el bar se había convertido en su fuente de ingreso, había logrado conocer personas grandiosas como Blake, era como otro hermano para el a pesar de todo. Salió de su apartamento con un gran bostezo, a veces simplemente prefería salir a caminar solo, no es que fuera el tipo mas asocial del mundo, era solo que prefería todo de esa manera, no involucrarse mucho era su política. Miro a un par de chicas señalándolo a lo lejos, no le tomo atención, quizá el sería la excepción, pero hasta el momento, ninguna chica llamaba su atención, Blake solía cuestionarle si era homosexual, era raro considerarlo. Ordeno un café en la cafetería local, el día estaba cubierto por cierta niebla, algo no tan inusual donde vivía, se encamino a una banca cercana a la universidad de su hermano, el equipo de fútbol americano estaba en una de sus practicas, todos lucían como un montón de deportistas sin cerebro, bebió un poco de su café perdido en sus pensamientos, desde que el y su hermano habían dejado atrás el lugar de su padre, todo había ido genial, pero ¿estaba bien? ¿Iker de verdad era feliz? realmente se esforzaba mucho pagando la estancia, alimento, estudio y existencia de su hermano menor, sabía que el llegaría lejos, y el...probablemente se quedaría estancado trabajando por siempre en aquel bar, no es que fuera algo malo, pero ¿a quien le gusta una vida monótona y aburrida? ¿no habría algo mas? ¿algo sorprendente? Quizá era muy exigente, pero realmente quería algo mas para su vida, para el mismo, era el único sueño de su vida, quizá, el tener algo especial.

  —Disculpa, ¿puedo sentarme?— Genial, uno de esos imbéciles acababa de arruinar sus pensamientos, dio un sorbo largo a su café.  

  —Si no queda mas— Miro al chico notando de quien se trataba.

—Vaya, fue una practica cansada, Alex, ¿verdad?— Sonrío el castaño tomando un sorbo de agua de su botella.

—El universitario ebrio y confundido— Río levemente Alexandre arqueando la ceja —Amber, si no me equivoco— 

  —No te he visto en la universidad—

—Yo no estudio aquí— Termino su café y suspiró —Y no, no estudio en alguna otra escuela—

—Oh, vaya...—  Amber miró a otro lado no queriendo incomodar mas al contrarío, al parecer la pregunta le había molestado, y lo noto perfectamente.

  —¡Ambeeeeer!— Corrió hacia el mayor un chico pelinegro con un sueter azul cielo con rombos.

—¡Hola Iker!— Se levanto el castaño para recibir a Iker —El es Ale---—

— El es mi hermano, deportista cabeza de huevo— Se levanto sacudiendole el cabello al mas bajo.

  —¡¿De verdad?!— Miro a ambos con cierto asombro —No parecen serlo, se ven tan...diferentes—

  — Es un poco raro que usen la palabra "diferentes" en gemelos— Río Iker dándole un codazo a su hermano

  —¡¿Gemelos?!— Sonrío Amber impresionado, los ojos azules de Alexandre, los ojos grises de Iker, los 10 cm de diferencia entre cada uno, sin mencionar que Iker era muy delgado y Alexandre tenía cierta fuerza.

  —Creí que eras muy listo Einstein— Miró al chico de ojos grises seriamente —¿Porque salir con alguien que tiene un huevo duro por cerebro?—

A lullaby to the endDonde viven las historias. Descúbrelo ahora