.29.

45 3 0

-Elizabeth.-llamó Andy. Ella volteó y clavó sus ojos en él, escondiendo las manos en su espalda.- Dejá eso.
-Está muy rico.-dijo ella y chupó su dedo con chocolate para luego reír e ir junto a él.- Él que cocina todo esto es un genio.
La abrazó riendo y besó su frente. La hora había llegado, la gira comenzaba. Ella vio a lo lejos a Scott y se estremeció. Andy la sujetó con fuerza contra su cuerpo y avanzó hacia el bus.
-¿Dónde está Pock? -preguntó Toby.
-Maldita sea.-masculló ella y miró hacia el exterior.- ¡Pock! ¡Pock esa torta es mía, no la toques!
-Está muy buena.-dijo él, llegando con un dedo en la boca y chocolate en el labio. Ella lo miró mal y él rió.- Estás muy posesiva con la comida últimamente.
-Tengo que ser posesiva con algo y, dado que el whisky ya no está en mi lista, te recomiendo alejarte de esa torta de chocolate.-advirtió.
-¿El whisky ya no está en tu lista?-preguntó Toby, sorprendido.
-Ni el alcohol ni los cigarrillos. -dijo ella con sus manos sobre las de Andy. Él la presionó contra su cuerpo con suavidad.- A Andy no le gustan.
-A William tampoco.-dijo Harold. Ella apartó la mirada, recordando la noche en que había llegado borracha.
-Dejame.-dijo y se metió en el baño del lugar.
Andy se acercó y llamó a la puerta pero ella no respondió.
-Dejenla. Está bien.-dijo Pock.- O, al menos, va a estarlo. Solo es el tema del imbécil. -todos sabían que se refería a Scott.- Ella desearía haber estado borracha esa noche, para no recordarlo. Quiere olvidar lo que pasó.
-Amor.-llamó Andy.- ¿Podes abrirme?
Ella lo hizo y él entró, cerrando a su espalda.
-Este chico es genial.-dijo Pock.- Yo estaba tres días para que se dignara a responder cuando se encerraba. ¡Estás rompiendo mi corazón, Elizabeth!
-No tenes corazón. -dijo ella.- Lo dejaste en mi cama mientras yo dormía en la bañera. No te compadeciste de mi. Mal amigo.
Pock rió con ganas y ella se dejó rodear por los brazos de su novio.
-Ya está, amor. ¿Sabes? Creo que cada día te amo más.
-Me gustaría merecer ese amor.
-Lo mereces desde el primer día en que te vi. Mi preciosura. Sos lo más hermoso que me dio la vida.
-Pero alguien más me hizo suya.-susurró ella.
-Pero no lo hiciste tuyo.-dijo y la obligó a mirarlo.- Además, no sé si te acordas, pero ahora sos mía.
-Y vos sos mío. -sonrió ella y lo besó.
-Vas a vernos en concierto hoy.-dijo él, luego de un largo silencio.- Vas a ir ¿No?
-Nunca me perdería la oportunidad de verlos.-sonrió ella.- Siguen siendo mis ídolos, no lo olvides.
-Hoy vamos a salir a cenar después. Me lo debes.-ella rió y lo besó.- Solo nosotros. Nos quedamos en un hotel así que va a ser más fácil.
-Cochinos.-dijo Pock y ella rió, aún prendida de los ojos de Andy.
-Conseguite una novia, Pock.-dijo Andy para luego besarla, sintiendo su pequeña sonrisa y convirtiéndola en su sonrisa favorita.

¿Sueño o pesadilla?¡Lee esta historia GRATIS!