Cap 13

798 26 2

RAQUEL

La carrera estaba a segundos de empezar, y ni Álvaro ni yo estábamos tranquilos. Se notaban nuestros nervios a kilómetros de distancia. Estábamos todos los concursantes esperando la señal de forma alineada delante de la línea de meta. Correríamos por la ciudad también, aunque empezaba desde donde corrían siempre. Miré a mi derecha y solo ví un coche de cristales pintados de modo que no se podía ver lo que había dentro.

Cuando miré a la izquierda pude ver que Álvaro miraba con odio al conductor de la izquierda. Me eché un poco hacia adelante y pude ver que la acompañante de aquel chico rubio, de ojos azules creo, no los veía muy bien, era María, la chica que me encontré en el baño. Se sorprendió al verme en aquel coche y creo que también con Álvaro puesto que le miró con los ojos a punto de salirse de las órbitas.

Aunque Álvaro tampoco se quedaba atrás, su mirada además de con rencor también tenía sorpresa y  creo que añoranza, si no me equivoco.

-¿La conoces?-no se giró para mirarme.

-Es mi hermana.-dijo de una tacada dejándome a mi con la boca abierta. La miré y fue ahí cuando ví cierto parecido entre ambos. Imagino que el chico que tenía al lado era su novio.

-¿Porqué la miras así?

-Es una larga historia. Sujétate.-llevó su mano a la palanca de cambio de marcha.

La chica que tenía el pañuelo sujeto entre sus manos y levantado en el aire avisó de que no había reglas. Álvaro puso su mirada en la carrereta y no dijo ni una palabra, sin dejar su rostro relajado. La chica que sujetaba la bandera dio un par de pasos y bajó el pañuelo dando la señal de que la carrera había empezado. 

Álvaro miró por última vez al coche de María antes de quitar el freno y acelerar hasta casi llegar a lo máximo que el coche permitía. En pocos segundos, dejamos atrás a muchos de los concursantes aunque María y su amigo, eran bastantes buenos y nos pisaban los talones.

Llegamos a la ciudad y de la nada aparecieron varios coches de la policía que comenzaron a perseguirnos mientras otros coches impedían el paso a los demás corredores que quedaron atrás en su momento.

Teníamos cuatro coches detrás de nosotros, y a María y su amigo a la misma altura, además del tráfico que había por la ciudad. Álvaro decidido, le dio al botón del nitro y el coche en cuestión de segundos, dio un gran acelerón que nos dejó en primer lugar. 

Segundos después volvimos al lugar de inicio a pesar de que teníamos a la policía detrás, Álvaro quería ganar esa carrera. María y su amigo, también tenían el nitro y lo usaron, quedando de nuevo a la misma altura.

Cada vez estábamos más cerca de la meta y les superábamos por unos pocos centímetros. Comencé a ver luces de las sirenas de la policía a lo lejos, detrás de toda la gente. 

-¡Para!-le dije

-¿Qué?-me dijo sorprendido

-¡La policía está detrás de nosotros y también detrás de todas esas personas!-solo negó con la cabeza.

No me hizo caso, asi que empecé a hacerle señas al coche de María para que por lo menos ellos pararan. Cuando me hicieron caso, les avisé de que la policía estaba por todas partes y por lo menos, ellos me hicieron caso y pararon.

Álvaro se dio cuenta y también paró el coche para dar un derrape y dar la vuelta para salir de allí antes de que la poli nos atrapara. Los demás coches hicieron lo mismo y pude ver por el retrovisor como la gente que estaba al lado de la meta hacía lo mismo.

Álvaro conducía como un verdadero profesional, he de admitirlo. Su forma de conducir no me desagradaba para nada. Álvaro conducía por la ciudad, esquivando los coches de la gente y también los de la policía. No sabía que le había podido pasar a los demás, esperaba que no les hubiera cogido la policía. 

JUNTOS SEGUIREMOS EL COMPÁS(Auryn, no son famosos)¡Lee esta historia GRATIS!