—¡Ay! —gritó Niall llevando su mano a su frente, mirando a Zayn y su hija.


Zayn rio —Mira eso, de tal palo tal astilla —besó a mejilla de Liah —. A ella también le gusta reventar espinillas.


Niall gimió mirando a su hija con ojos tristes —Liah no le hagas eso a papá nunca.


Zayn y Niall adoptaron a una hermosa niña que hace un mes cumplió sus seis años.


El labio inferior de la pequeña comenzó a temblar, sus grandes ojos avellana miraban a Niall como si estuviese a punto de llorar.


Niall comenzó a negar con la cabeza —No, no, preciosa...


—Papá estaba bromeando, ¿No? —Zayn le dio una mirada a Niall.


Éste sonrió rápidamente —Sólo bromeando —aseguró besando las pequeñas manos de su hija.


—Hora de dormir.


Liah asintió con una gran sonrisa.


—No vas a levantarte y salir corriendo. ¿Bien?


Zayn sonrió desde la puerta, con los brazos cruzados mientras veía la charla entre sus dos amores.


Siempre Niall era un poco más estricto, Zayn era mucho más indulgente y eso lo hacía feliz porque cuando Liah llegará a la adolescencia, Zayn sería considerado un padre cool.


—No lo haré —se quejó tirando una manta sobre su cabeza.


—Vas a estar en problemas si lo haces —Niall advirtió.


—Vamos —Zayn susurró un poco impaciente mientras tenía su dedo sobre el interruptor de luz.


Niall suspiró dando una palmadita en el estómago de Liah —Nos vemos en la mañana —se levantó uniéndose a Zayn en la puerta.


—Buenas noches —dijo Zayn en voz baja.


—¿Qué vas a pedir cariño? —preguntó Zayn a Liah señalando diferentes tipos de helado.


—Mira —Niall se inclinó a su altura —, hay de Bob Esponja.


El rostro de Niall brillaba y dio un paso cerca de Zayn presionando sus labios en un suave beso.


Ew —la cara de Liah se contorsiono con disgusto, por lo que Niall y Zayn sueltan una risa.


—¿No te gustan los besos? —Niall preguntó en broma besando todo el rostro de Liah.


—¡Papá! —chilló tratando de empujar la cara de Niall lejos.


—Aquí tiene —el hombre se asomó para entregarle su helado.


—Gracias —Zayn dio el dinero correspondiente —¿Aún quieres jugar? —Liah asintió y se empezó a mover del agarre de Zayn —. Por favor no manches tu ropa.


Ella asintió y huyó con su helado en una mano.


—Sigo sin entender cómo tiene tanta energía —Niall entrelazó sus dedos con los de Zayn. Ambos fueron a una banca vacía.


—Si tuviéramos esa energía la puerta de nuestra habitación siempre estaría cerrada —bromeó Zayn.


La pareja hablo por un buen rato de distintas cosas como conseguir una casa más grande luego de que venga el nueva integrante de la familia. Liah empezará las clases pronto. Niall con su trabajo de fotógrafo y Zayn como psicólogo.


La pequeña llegó unos minutos después a su lado como de esperarse con su ropa sucia. Zayn sólo pudo negar con la cabeza mientras la sentaba en medio de ambos.


—Quiero que me cuenten una historia —dijo ella con una sonrisa.


—Bien... —comenzó Niall, pero ella le interrumpió.


—No, tú papi siempre me cuentas las historias. Ahora le toca a papá Zayn.


—Uh, bien Zayn —se acomodó —. Bueno antes de comenzar la historia voy a decirte que un amigo llamado Tony me dijo que sufrir por la persona que amas vale la pena.


—¿Dónde está él?


Zayn miró a Niall y éste le sonrió —No lo sé, pero donde quiera que esté siempre estaré agradecido con él.


—Ya anda comienza la historia —pidió Niall.


Zayn suspiró y con una sonrisa comenzó la historia:


—Voy a contarte una historia, Liah. La historia de cómo mi vida cambio con un mensaje que ni siquiera era para mí.



Text Messages »  Ziall¡Lee esta historia GRATIS!