Dos vidas están a punto de unirse, esas dos vidas cambiaran por completo. "Boda" esa palabra tiene un significado para todos nosotros, pero... ¿A quién no le gusta la fiesta después de la boda?


—¿Nervioso? —preguntó la madre de Niall con una sonrisa.


A pesar de lo difícil que le fue aceptar a Zayn, ella estaba feliz por su hijo. Ella después de escuchar el gran discurso de Niall sobre lo maravilloso que es Zayn, solo dijo: "Eso es hermoso, me alegro por ti. Mientras estés feliz, yo también"


—Algo —Niall respiro profundo —, pero emocionado.




—... ¿Nervioso? —dijo la madre de Zayn arreglando su traje.


—No, estoy, emocionado. ¡Me voy a casar!


Zayn se miró al espejo seriamente, el enorme vidrio reflejaba a un hombre vestido de gala. Las manos le sudaban y sus ojos amenazaban con soltar lágrimas, pero él no se lo había permitido. No estaba nervioso, sólo bastante emocionado.


Estaba solo a minutos de unir su vida con el amor de su vida. Para siempre.


Él nunca imagino casarse, claro está, él creía en el amor, pero Niall no era su amor, es su vida. Niall es todo para él, y lo ha sido desde que vio sus orbes azules con profundidad. Desde el momento que se conocieron supo que Niall sería importante en su vida.


Limpió sus lágrimas —inconscientemente ya estaba llorando— miró su dedo anular, allí estaba el anillo de compromiso.


Un emocionado Niall caminaba hacia el altar tomado del brazo de su madre. Los invitados se levantaron de sus asientos viendo la escena atentamente.


Comenzó a sonar una linda melodía. El corazón de Niall palpitaba aceleradamente, estaba nervioso, tímido, emocionado. Se mordió el labio y apretó fuertemente el brazo de su mamá.


—Te lo entregó, cuídamelo mucho Zayn —ella palmeó su hombro y fue a su lugar.


—Hola —susurró Niall.


—Hola —a diferencia del menor, Zayn traía una enorme sonrisa.


Todo transcurrió normal. Los segundos corren como los minutos, las miradas se vuelven cristalinas, las sonrisas son cada vez más grandes.


—¿A quién le gustaría comenzar con los votos? —dijo el padre. Niall se aclaró la garganta mientras todos se volvían hacia él.


—Yo, Niall Horan, prometo amarte sin condiciones, para honrarte cada día. Para hacerte reír y apoyarte cuando estés triste. Para guiarte en tus decisiones. Para ser tu mayor fan.


Miró a Zayn y éste sacó de su bolsillo una tarjeta:


Text Messages »  Ziall¡Lee esta historia GRATIS!