Will

3.7K 147 25

Nico.

-¡¡¡Entonces vete!!!-gritó Will y entró a su cabaña echo una furia.

Durante estas últimas tres semanas las peleas con Will habían aumentado en un 60%, él se encontraba más molesto y sensible que de costumbre, mientras que yo estaba menos sentimental, aún así todo esto me estaba afectando.

Me retiré a mi cabaña, la noche se acentuaba, y venía mi parte favorita, las sombras. Por el momento mi aposento estaba solitario, lo cual realmente me alegró, necesitaba...Un respiro.
Me tiré sobre la cama y hundí mi cabeza en la almohada mientras lágrimas incontrolables salían de mis ojos, en el Campamento Mestizo estaba prohibido tener aparatos electrónicos, pero después de todo un reproductor de música no haría daño a nadie. Elegí una canción deprimente y me heché a llorar, esto del amor es complicado, Eros suele ser cruel, a veces.

Sabía que mi relación amorosa con Will estaba demasiado flexionada, estaba a punto de romperse incluso. Ya me había acostumbrado a los murmullos de las personas al saber que éramos una pareja, pero si terminábamos ya nunca sería el mismo, después de todo, él fue mi primer amor, obviando a Percy..., ¡Ah! Percy, he estado pensando en él con frecuencia, los recuerdos me duelen en mis momentos de debilidad.

Nadie se imaginaría al hijo de Hades, al Emperador del Inframundo en esta situación, pero aquí estoy, llorando y sufriendo por amor hasta caer en los brazos de Hipnos.
♥ ♥ ♥
La luz mañanera no afectaba en la cabaña de Hades, era lo mejor, pues parecía estar con resaca, aunque nunca la he tenido, me han contado que no es una buena experiencia.

Por lo general cuando peleaba con Will, al día siguiente o en dos días ya éramos la pareja más feliz de nuevo..., aunque lo de ayer ya fue un asunto de más relevancia y esta vez Debíamos hablarlo.

Hoy lo que menos quiero es salir de la cama, y no pienso hacerlo así venga Quirón o el mismísimo Hades a sacarme.

Volví a caer en la tristeza, y nuevamente hasta quedarme dormido.

Unos labios suaves estaban pasados en los míos, tuve que pellizcarme para ver que era real, al abrir los ojos tenía una cabellera rubia en mi cara y una boca sobre la mía. Hice un movimiento brusco hacia atrás para poder respirar y entender que probablemente esta sería la reconciliación.

-Hola...-susurró Will, no lo había notado, pero yo me encontraba acostado boca arriba en la mitad de la cama, él estaba sentado en mi estómago con las manos en mi pecho, mientras me sonreía con descaro. No tuve tiempo para decir nada, pues sus manos aprisionaron mis muñecas con fuerza y las extendieron como si estuviese crucificado, Will me besó de nuevo, salvajemente, y sus posaderas bajaron de mi estómago hasta algo que empezaba a despertarse...

-Para-dije gimiendo-, por favor.

-Vamos, no quieres que pare-respondió moviendo su cuerpo en círculos, teníamos una conversación pendiente y no la podíamos olvidar, así que con un máximo esfuerzo lo empujé a un lado de manera que cayó recostado, me alejé de él y lo miré a los ojos.

-Tenemos que hablar.

-No empieces-dijo Will suspirando.

-Sabes que esto es como un vidrio, uno que está a punto de romperse, debo empezar-susurré dándole la espalda, él se acercó a mí y pasó su dedo índice por mi columna vertebral.

-Ya sabes que te amo cariño.

-Imagino que sí, pero ya no sé que pasa con nosotros, pasamos demasiado tiempo peleando. 

-A veces me pongo sensible...e insoportable, lo admito...

-Pelamos demasiado-susurró Nico tristemente.

-¿Quieres que nos demos un tiempo?-preguntó firmemente su acompañante, su expresión neutra no daba ninguna pista de como se sentía realmente, pero a mi  me destrozó.

-No lo sé-Will se levantó suavemente de mi cama y se fue, no volví la vista, no me despedí, lo dejé ir, no supe muy bien la razón, lo amaba, eso era bastante obvio, pero quería estar solo un momento, quería pensar por un rato, a veces deseaba no estar enamorado, sufres menos, lloras poco, no te afecta lo que haga la otra persona...

Si Will y yo terminamos sé que con el tiempo lo superaré, cambiaré un poco, pero terminaré superándolo..., como lo hice con Percy, bueno digamos que lo de Percy aún no es asunto cerrado, vivía aquí desde hace poco, había tratado de establecerse en Nueva Roma, pero no pudo hacerlo por dos razones, la brecha entre griegos y romanos aún estaba abierta, a pesar de haber entregado la estatua, todavía había un odio de los griegos a los romanos, y debido a que él siempre sería primero griego antes que romano, y eso nunca lo olvidaría...nunca.

Percy y Annabeth parecían una pareja de esposos a pesar de aún no casarse-aunque tenían planes en el futuro-eran el uno para el otro. Percy no se sentía cómodo a su lado y él  podía notarlo perfectamente, a veces pensaba en su primer amor y se reprochaba por todo...

Peleó una vez con Wil porque estaba celoso, pero finalmente logró convencerlo y terminar el tema.

Realmente nunca me había dado la oportunidad de fijarme en una mujer, no había quien me cayera lo suficiente en gracia para decir que me gustaba, las consideraba más bien algo ajeno a mí, aunque me agradaban los hombres yo no era delicado ni táctico tratando a los demás, era lo que siempre había sido, un discriminado por el mundo, siempre solitario. Se había preguntado muchas veces cómo sería la compañía de una mujer, pero no tenía la necesidad verdadera de saberlo realmente.

Se daba cuenta que estaba empezando a divagar, lo que pensaba no tenía sentido o lógica, las ideas iban y venían sin ninguna clase de control. Suspiré por última vez esperando que la noche no tardara en llegar, mientras el dolor se apoderaba de mí, una y otra vez sin darme respiro.


Your Photograph (Nico di Angelo y tú)¡Lee esta historia GRATIS!